Entradas

El REAF-REGAF del CGC ha solicitado al Ministerio y a la AEAT la ampliación del plazo para presentar las autoliquidaciones de 1T de 2014

El REAF-REGAF, órgano especializado del Consejo General de Economistas de España, ha solicitado la ampliación del plazo para presentar las autoliquidaciones del 1T de 2014 y del mes de marzo de este año, que finaliza, en general, el 21 de abril (el 22 en las Comunidades Autónomas en las que el 21 es festivo también), por coincidir los últimos días de plazo con la Semana Santa. Esta solicitud se enmarca en la continua reclamación de simplificar nuestro sistema tributario, tanto en cuanto a la complejidad y velocidad de modificación normativa como en lo que se refiere al creciente número de obligaciones tributarias y a la dificultad para cumplir con ellas.

Según los profesionales del Registro, en dicho plazo se han de presentar declaraciones del primer trimestre y del mes de marzo correspondientes al IRPF -modelos de retenciones y pagos fraccionados-, del Impuesto sobre Sociedades -modelos de retenciones y primer pago fraccionado-, modelos de IVA, de Impuestos Especiales de Fabricación, etc.

Por un lado, los plazos para declarar ya son muy ajustados, teniendo en cuenta que algunas facturas del mes de marzo se pueden recibir hasta el 15 de abril y, por otro, en esta ocasión los últimos día del plazo son festivos.

Los asesores fiscales del Consejo de Economistas lamentan también que se continúe con un plazo reducido de presentación de declaraciones en las que el pago se realiza por domiciliación, que en este supuesto es del 1 al 15 de los meses de abril, julio, octubre y enero en las declaraciones trimestrales, y del 1 al 15 del mes siguiente en las declaraciones mensuales.

Por último, y como repetidamente manifestaron en el trámite de información pública de varias normas reglamentarias, los responsables del REAF-REGAF dicen no comprender el empeño del Ministerio en eliminar la excepción al plazo de presentación de autoliquidaciones del mes de julio que antes, y en atención a la realidad económica y social de nuestro país, se efectuaba en el mes de septiembre y, ya en este ejercicio, se tendrá que realizar del 1 al 20 de agosto, en pleno periodo vacacional y haciendo coincidir el fin del plazo con la semana del año en la que, empresas y profesionales, tienen trabajando a menos empleados.

Fuente: REAF-REGAF

NOTA DE AVISO – OBLIGACIONES DE INFORMACIÓN SOBRE BIENES Y DERECHOS EN EL EXTRANJERO (MODELO 720)

Estimados clientes;

Queremos recordarles que el 31 de marzo finaliza el plazo para presentar la declaración de bienes y derechos en el extranjero correspondiente al ejercicio 2013. (MODELO 720)

Con respecto a la declaración presentada en el ejercicio anterior, únicamente será necesario su presentación cuando concurra alguna de las causas siguientes:

  • Que algún bien o derecho declarado en 2012 cause baja, o
  • Que el saldo o valor conjunto de los derechos o bienes a 31 de diciembre de 2013 de cada uno de los tres grupo computados individualizadamente (por un lado cuentas; por otro valores, derechos, seguros y rentas depositadas, gestionadas u obtenidas en el extranjero; y por último inmuebles o derechos sobre los mismos) se haya incrementado en 20.000 € con respecto al ejercicio 2012.        

Asimismo, en el caso de nuevos bienes o derechos en el extranjero, éstos deben considerarse a los efectos del cómputo de 20.000 € de variación en el año. Por otra parte, y en relación con aquellos grupos de bienes no declarados en ejercicios anteriores por no exceder de 50.000,00 € en su conjunto, si en el ejercicio 2013 el valor del grupo de bienes sobrepasa dicho umbral, habrá que declarar la totalidad de los mismos en el ejercicio 2013.

En virtud de lo expuesto, y con el fin de conocer la obligación de presentar la declaración informativa de bienes y derechos en el extranjero, necesitaríamos que nos facilitasen la información que a continuación se desglosa: 

  • Cuentas corrientes, de ahorro, imposiciones a plazo, cuentas de crédito, etc., situadas en el extranjero de las cuales hayan sido titular, representante, autorizado, beneficiario o con poderes de disposición, documento bancario donde se recoja el saldo a 31 de diciembre y saldo medio del último trimestre del año.
  • Valores o derechos representativos de la cesión a terceros de capitales propios, documento facilitado por la entidad depositaria con el valor a 31 de diciembre.
  • Valores representativos de la participación en entidades jurídicas, balance cerrado de la sociedad correspondiente al ejercicio 2013 para conocer el valor a 31 de diciembre.
  • Seguros de Vida o invalidez cuando la entidad aseguradora este situada en el extranjero, documento de la entidad aseguradora donde se recoja el valor de rescate a 31 de diciembre
  • Rentas temporales o vitalicias fruto de entregas de bienes a entidades situadas en el extranjero, documento emitido por la entidad donde se recoja el valor de capitalización.
  • Bienes inmuebles, escritura de compraventa.

En el caso de extinción de la condición de declarante del bien o derecho declarado en el ejercicio 2012, deberán suministrarnos documento con el saldo/valor a la fecha de extinción. 

Aunque la declaración sobre bienes y derechos en el extranjero tenga carácter informativo y no recaudatorio, las consecuencias que se pueden derivar de su falta de presentación o de su presentación fuera de plazo o de que la información contenida no sea correcta, pueden ser muy graves para los obligados a declarar.

Esta nueva declaración tributaria conlleva un régimen sancionador especialmente gravoso, con sanciones muy elevadas con independencia del valor económico de los bienes o derechos a declarar en el modelo 720. Así, su falta de presentación, o su presentación fuera de plazo pero con datos incorrectos o con omisión de parte de información, comportaría una sanción mínima de 10.000 euros. En caso de que la declaración se presente con el contenido correcto, pero fuera del plazo establecido, la sanción minima sería de 1.500 euros.

Además de las importantes sanciones, la falta, defecto o presentación extemporánea de la declaración informativa pueden tener otras consecuencias nada deseadas que afectarían a la comprobación de los impuestos directos (IRPF, e Impuesto sobre Sociedades) de los declarantes y su consideración como incrementos no justificados de patrimonio.

Para ello quedamos a su disposición para cualquier aclaración que pudiera suscitarse en relación con este extremo.

Sin otro particular, aprovechamos la ocasión para enviarles un cordial saludo y recordarles que todas las Notas de Aviso, Newsletter, Post del Blog y demás noticias de actualidad se encuentran a su disposición tanto en nuestra  WEB  como en FACEBOOK y TWITTER

DESCARGAR– Nota de Aviso 6 Marzo 2014 OBLIGACIONES DE INFORMACIÓN SOBRE BIENES Y DERECHOS EN EL EXTRANJERO

Atentamente,

quattroasesoria

La Tarifa reducida Seguridad Social es incompatible con los aplazamientos de deudas

Con el paso de los días se van conociendo más detalles sobre el funcionamiento de la nueva tarifa reducida de la Seguridad Social para las nuevas contrataciones. Un nuevo aspecto a considerar es que la aplicación de la reducción de la cuota es incompatible con los aplazamientos de deudas.

La norma indica que para tener derecho a esta reducción es imprescindible no tener deudas ni con la Seguridad Social ni con Hacienda, pero la obligación de estar al corriente ha de mantenerse durante el tiempo que dure dicha reducción.

Por tanto, en el momento en que la empresa genera alguna deuda por impago de alguna cuota se perderá el derecho a la reducción. Esa pérdida del derecho será definitiva, no se podrá reanudar una vez abonada la deuda.

No servirá, para evitar esta situación, la solicitud del aplazamiento de cuotas de la Seguridad Social, ya que dicho aplazamiento no se puede solicitar previamente a la generación de la deuda.

El caso de Hacienda es distinto, ya que sí se puede solicitar el aplazamiento antes de generar la deuda. Al presentar una liquidación podemos solicitar el aplazamiento del pago de la cantidad resultante en el periodo voluntario, por lo que no se genera deuda.

Sin embargo, en este último caso, el impago de una cuota aplazada sí supondrá la pérdida del derecho a la reducción.

Fuente: pymesyautonomos