La tarifa plana universal de 50 euros para autónomos tendrá su fin en 2019

La tarifa plana universal para los nuevos autónomos tiene sus días contados. Así se acordó ayer en un encuentro entre las dos grandes asociaciones de autónomos,- la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) y la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (Upta)- y la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, que estudiarán a través de una Mesa Técnica de Trabajo la creación de un sistema de cotización justo en base a los ingresos reales de los autónomos. Esta comisión de expertos, que comenzará a trabajar de forma inmediata, tiene como objetivo alcanzar una reforma del actual sistema de cotización, para “dar una vuelta a la tarifa plana tal como está concebida actualmente para que pueda modificarse y sea más efectiva” según declaró la ministra al finalizar el encuentro.

De esta forma, se pretende crear un sistema con cinco tramos de cotización para que “ningún autónomo pague por encima de sus ingresos y proporcionar el esfuerzo de aquellos que se encuentran sobrepasando el límite de una presión contributiva razonable”.

Para Eduardo Abad, presidente de Upta, con este encuentro “se recupera el diálogo social de los autónomos en el que las dos grandes asociaciones de autónomos se sientan a dialogar, a proponer y a plantear propuestas sustanciales de mejora para nuestro colectivo”; mientras que para el presidente de ATA, Lorenzo Amor, los autónomos necesitan “cuanto antes” un sistema de Seguridad Social “solidario, pero también justo”. Tanto ATA y Upta coinciden en que es fundamental que “los autónomos recuperan la confianza en el sistema público de la Seguridad Social y, para ello, la Administración debe dar pasos adelante y hacer gestos importantes”.

La propuesta determina que los autónomos cuyos ingresos no superen el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), de 735,90 euros/mes, su aportación a la Seguridad Social será similar a la tarifa plana, de unos 50 euros/mes aproximadamente durante dos años, sujeto a que no se superen unos ingresos anuales de 10.302 euros. Pasado ese periodo de dos años se podrá prorrogar año a año, hasta un máximo de cuatro.

En un segundo tramo, los autónomos con ingresos netos superiores al SMI pero inferiores a 30.000 euros/año podrán elegir entre la base mínima actual de cotización, de 278,87 euros al mes, y una base máxima, de 1.106 euros, común para el resto de tramos. En un tercer tramo, con rendimientos netos anuales entre 30.000 y 40.000 euros, la base de cotización mínima será de 357 euros/mes; en un cuarto tramo, con ingresos entre 40.000 y 60.000 euros/año, la base mínima de cotización será 417 euros mensuales; y por último, los que superen unos rendimientos netos de 60.000 euros deberán pagar 556 euros al mes.

Desde Upta señalan que los datos son aproximados a falta de definir cotizaciones voluntarias extraordinarias como cese de actividad o contingencias profesionales.

Fuente: El Economista.es

Los autónomos, los que menos aportan y menos reciben de la Seguridad Social, se encaminan a su reforma

  • Gobierno y asociaciones ya negocian para cotizar por ingresos reales.
  • Los trabajadores por cuenta propia cotizan un 40% menos

El Gobierno busca fórmulas para mejorar la situación financiera de la Seguridad Social y a la vez la situación de sus cotizantes. Un equilibrio difícil de encontrar y que en los próximos meses tendrá al colectivo de trabajadores autónomos como uno de sus grandes protagonistas. La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, ya ha adelantado que el Ejecutivo estudia fórmulas para que los trabajadores por cuenta propia coticen de forma proporcional a sus ingresos.

Las dos grandes asociaciones del sector, ATA y UPTA, aceptan la propuesta, pero con limitaciones. Ambas proponen que los trabajadores autónomos se distribuyan en cinco tramos en función de sus ingresos, de forma que ajustasen sus cuotas a sus ingresos reales. Además, los que estén en los tramos más altos (tengan rentas superiores a 30.000 euros al año) podrían elegir su base de cotización a lo largo del año y ajustar la cuantía al final del ejercicio.

Habrá que estar atentos a las negociaciones entre los representantes de los trabajadores por cuenta propia y los del Gobierno, que comienzan este lunes para ver cómo se materializa el acuerdo, pero, sin duda, habrá cambios en un régimen al que pertenecen más de 3 millones de afiliados a la Seguridad Social.

Actualmente, hay 3,26 millones de autónomos cotizantes a la Seguridad Social, según las cifras de ATA, aunque la EPA rebaja la cuantía a 3,082. De ellos, casi dos millones (1,982 millones) son personas físicas, mientras que el resto (1,25 millones) están dados de alta a través de alguna sociedad.

La cifra de autónomos engorda a un ritmo aproximado del 1% anual en los últimos tiempos, es decir, aproximadamente una tercera parte de lo que lo hacen los trabajadores por cuenta ajena. Curiosamente, durante los años en los que se destruía mucho empleo en España, los del régimen de autónomos llegaron incluso a incrementarse, ya que para algunos trabajadores, crear su propio negocio fue la única manera de esquivar el desempleo. En los últimos años, además, se ha incentivado el trabajo autónomo desde los poderes públicos, con medidas como las tarifas planas de 50 euros al mes durante seis meses prorrogables o la posibilidad de capitalizar la prestación por desempleo. Todo ello se ha traducido en un incremento del número de cotizantes en el régimen de autónomos, aunque no de la situación financiera del sistema.

Los autónomos son, proporcionalmente, los que menos aportan al sistema, pero también los que menos perciben de él

Si sólo se tuviera en cuenta este régimen, el déficit del sistema sería ya de 1.300 millones de euros. El año pasado, según las cifras de la Seguridad Social, los trabajadores que cotizaron en el régimen de autónomos aportaron 11.605,18 millones de euros a la Seguridad Social, el 10,64% de los ingresos por cotizaciones y requirieron más de 12.000 millones en pensiones.

Las cifras del sistema muestran cómo los autónomos son, proporcionalmente, los que menos aportan, pero también los que menos perciben de él. Según las asociaciones de autónomos, el 85,6% de los casi dos millones de autónomos que son personas físicas no superan la base mínima de cotización, situada ahora mismo en 919,80 euros. En muchas ocasiones, esta elección se debe a la incertidumbre sobre los ingresos del negocio, motivo por el que muchos prefieren cotizar por el mínimo por si se producen meses de baja facturación.

De esta forma, la base media mensual de los autónomos es de 1.088 euros al mes, lo que supone un 38,5% menos que la de los trabajadores del régimen general (1.770,40 euros al mes de base de cotización.

Los autónomos cobran un 41% menos de pensión que los jubilados del régimen general

Pero a la vez también son los que menos pensión cobran. Según los datos de la Seguridad Social, su pensión media es de 723,20 euros mensuales, lo que supone un 33% menos que la media y un 41% menos que el promedio de pensionistas que han cotizado en el régimen general. Las bajas cotizaciones a lo largo de su vida laboral hace que sean el colectivo con mayor porcentaje de complementos a mínimos (pagos del Estado para que los pensionistas lleguen al mínimo legal). Según las cifras de Trabajo, el 35% de los jubilados que han cotizado en el régimen de autónomos, necesita los complementos del Estado para percibir la pensión mínima.

El comercio, con más de 450.000 inscritos, es la principal actividad de los casi dos millones de trabajadores por cuenta propia, seguido la agricultura y la construcción, con más de 200.000 cada uno. Por edades, prácticamente la mitad de ellos (más de 900.000) tienen entre 40 y 54 años. Según el INE, más del 9% del total tuvo como máximo un cliente durante el último año, lo que hace especialmente vulnerable a este colectivo.

Un 15% de los autónomos montaron su propio negocio al no encontrar trabajo por cuenta ajena

Entre los motivos para emprender, la razón mayoritaria (21%) es seguir el negocio familiar, mientras que otro 19% lo hizo al encontrar una buena oportunidad de empleo. Otro 15%, más de 300.000 personas, decidieron montar su propio negocio al no encontrar un trabajo por cuenta ajena. De hecho, más del 20% de los trabajadores por cuenta propia indica que le gustaría ser asalariado, una proporción que duplica a la de asalariados que quieren trabajar por cuenta propia.

Entre los inconvenientes, un 15% considera que lo peor son los periodos sin clientes o sin proyecto, mientras que otro 10% cree que el mayor inconveniente son los retrasos en los pagos de los clientes.

Por el momento, el Gobierno y las asociaciones de autónomos ya han anunciado que se reunirán próximamente y la Subcomisión para la Reforma del Régimen de Autónomos, que lleva reuniéndose un año, aún no ha emitido su informe, por lo que no parece que las modificaciones vayan a producirse de un día para otro, pero se da por seguro que las habrá. Las negociaciones entre las partes serán las que acaben por determinar si el Gobierno acepta el sistema de tramos propuesto por ATA y UPTA, propone otro con cotizaciones proporcionales, o surgen nuevas fórmulas para ajustar las aportaciones de los trabajadores por cuenta propia. Además, sería deseable que la reforma conllevase también mejoras en las prestaciones de estos empleados.

Fuente: El Economista.es

¿ PUEDES ADIVINAR TU COBERTURA EN CASO DE BAJA LABORAL ?

No a todo el mundo le interesa saber el futuro. Ni siquiera el suyo propio

En ocasiones recurrimos a los profesionales de la videncia ¿por qué no?, quizás sabedores de que no todo se consigue con el esfuerzo y que hay muchos factores y circunstancias que pueden favorecer o frenar nuestros anhelos. Así… una bola de cristal, unas cartas o incluso solo nuestra mano sirve de herramienta de un “especialista del futuro” para que nos diga si encontraremos un príncipe azul, si encontraremos trabajo (o lo perderemos pronto), si nuestro jefe nos valora, cuántos hijos tendremos…. Y tantas otras cosas!

No se conoce a ningún vidente que sea rico o por lo menos que haya acertado grandes premios de la lotería, lo cual ya es una señal.

Por muchos méritos que le avalen, lo cierto es que nunca o casi nunca nos dirán: Eres autónomo, economista, 12 años de actividad, con bajas cotizaciones y como te incapacites no vas a cobrar un euro…. o funcionario nivel A-2, sueldo digno pero en caso de estar en IT no cobrarás la productividad ni…etc.

Hay cosas que no podemos precisar más que con un criterio profesional. Saber si con el tiempo nos enfermaremos o accidentaremos será más una cuestión relacionada con las actividades que realizamos, que con el azar. El riesgo inherente a nuestros cometidos cotidianos, el ocio y deportes que practicamos, juega un papel importante. Cierto es que también nos afecta la buena o mala suerte, que puede generar una mayor o menor probabilidad de ocurrencia.COBERTURA

Leer más

Novedades en la Gestión con las Mutuas

Desde el pasado 1 de enero, ha entrado en vigor la nueva Ley de Mutuas

Ley 35/2014, de 26 de diciembre, por la que se modifica el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social en relación al régimen jurídico de las Mutuas de Accidentes de Trabajo y  Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social.

Tal como se señala en el preámbulo de la norma, ésta tiene por objetivo modernizar el funcionamiento y gestión de las mutuas, reforzando los niveles de transparencia y eficiencia y contribuyendo a la lucha contra el absentismo laboral injustificado y a la sostenibilidad del sistema de la Seguridad Social.

Los aspectos más relevantes son:

  • Cambio en la denominación

Pasan a denominarse por la presente ley, Mutuas colaboradoras con la Seguridad Social.

  • Eliminación del uso de servicio de terceros

Se elimina, respecto a la anterior legislación, la posibilidad del pago de los servicios de terceros para realizar las gestiones de índole administrativa que correspondan a las mutuas como complemento de su administración directa. Así, ya no podrán retribuirse estas actividades a partir de la entrada en vigor de la presente ley y consecuentemente, los contratos suscritos para tal finalidad quedan rescindidos.

  • Respuesta a las Reclamaciones

Las mutuas responderán directamente las reclamaciones que se les efectúen, con posterior remisión de dichas reclamaciones junto con la respuesta emitida por la mutua al Órgano de dirección y tutela.

  • Asociación de empresas y adhesión de trabajadores por cuenta propia

Se determina un plazo de vigencia de documentos de asociación y de adhesión de un año, que podrá prorrogarse por periodos de igual duración, finalizando así, el periodo de moratoria. Se articula un periodo transitorio para aplicar los plazos de vigencia de los convenios de asociación y adhesión. En el plazo de seis meses, se habilita al Gobierno para que apruebe reglamentariamente los procedimientos de formalización de los documentos de asociación, su contenido y efectos.

  • Actuaciones en Incapacidad Temporal derivada de Contingencias comunes

Se faculta a las mutuas para realizar actuaciones de control y seguimiento en contingencia común desde el día de la baja médica. También se posibilita a las mutuas la realización de pruebas diagnósticas y tratamientos terapéuticos y rehabilitadores, principalmente en los centros asistenciales propios, con la finalidad de evitar la prolongación innecesaria de los procesos previa autorización del médico del Servicio Público de Salud. La norma también regula el procedimiento de las propuestas de alta médica que las mutuas pueden plantear en casos de contingencia común.

  • Cese de actividad de los Trabajadores autónomos

Respecto al sistema específico por cese de actividad de los trabajadores autónomos, la cobertura pasa a ser potestativa y desligada de la de accidente de trabajo. También se flexibilizan las condiciones de acceso a la prestación.

  • Regulación interna de las mutuas

Se regulan determinados aspectos de la estructura interna de las mutuas y se articula la participación de los agentes sociales. Se dispone la incorporación de un trabajador por cuenta propio adherido en la Junta Directiva de las mutuas.

  • Sociedades de Prevención de las mutuas

Se obliga a la enajenación de las Sociedades de Prevención. Hasta el 31 de marzo de 2015 deben presentarse propuestas de venta y como fecha límite 30 de junio deberán sido enajenadas 100%. En caso contrario, se producirá la disolución de la Sociedad.

  • Cotización por contingencias profesionales

El Gobierno abordará en el plazo de un año la actualización de la regulación de la cotización por contingencias profesionales en relación con los siguientes aspectos: actualización de la Tarifa de cotización por contingencias profesionales y la modificación de la regulación del Sistema de reducción de las cotizaciones por contingencias profesionales a las empresas que hayan contribuido especialmente a la disminución y prevención de la siniestralidad laboral, con el fin de agilizar su tramitación e implementación de un sistema objetivo basado en el comportamiento de la siniestralidad. Asimismo, la Ley contempla la posibilidad, pendiente de reglamento, de la participación de las mutuas en estos incentivos, previo acuerdo con la empresa y autorización del Ministerio.

Retenciones 2015. Menor sangria en nuestra nomina?

Las retenciones, esa mordida en la nomina que tantos quebraderos nos da, si no nos la aplican o esta es de escasa cuantía, nos preocupamos por la minuta que nos pueda pasar la Agencia Tributaria cuando nos toque hacer la declaración de la renta y si nos aplican la retención correspondiente y esta es elevada nos quejamos de la sangría que representa en la merma de la nomina.

Las retenciones a cuenta del IRPF, no dejan de ser un pago anticipado o a cuenta de la futura declaración, siendo su objetivo que el resultado de la declaración a realizar tenga un resultado que se acerque a cero, para así evitar que hacienda realice devoluciones o que el trabajador tenga que afrontar pagos que le cueste desembolsar.

Entre las principales novedades tributarias de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del impuesto sobre la renta introducidas por la Ley 26/2014, del 27 de noviembre, se encuentran las relativas a las retenciones o pagos a cuenta del IRPF, algunas de las cuales detallamos a continuación.

Cómo quedan las retenciones para el 2015

En lo que se refiere a las retenciones sobre los rendimientos del trabajo, con la rebaja del IRPF se pretende que las familias dispongan de más recursos para canalizarlos hacia el gasto. Esta rebaja se materializará en dos fases, la primera en el 2015 y la segunda en el 2016. Con la modificación del articulo 101.1 de la Ley del IRPF, en el 2015 el tipo mínimo pasa del 24,75% al 20%, y al 19% en 2016, acompañados de un fuerte aumento de los mínimos familiares, de hasta el 32%. Por su parte el tipo marginal máximo será del 47% en 2015 y del 45% en 2016 a partir de ingresos de 60.000 euros y los tramos del IRPF también se reducen de siete a cinco.

En lo relativo a los Administradores o miembros de Consejos de Administración el tipo de retención para el ejercicio 2015 será del 37%. No obstante cuando los rendimientos procedan de entidades con un importe neto de la cifra de negocios inferior a 100.000 euros, el porcentaje de retención será del 19%. Este tipo será del 20% para el ejercicio 2015.

Por su parte los rendimientos de actividades profesionales, se mantienen con carácter general en el 19% para el ejercicio 2015, reduciéndose hasta el 18% en el 2016. Por otra parte se crea un nuevo tipo especial de retención del 15% aplicable a las actividades cuyo volumen de rendimientos íntegros del ejercicio anterior sea inferior a 15.000 euros y represente más del 75por ciento de los rendimientos íntegros del trabajo y de actividades económicas.

En el caso de que los rendimientos del trabajo sean obtenidos por impatriados, acogidos al régimen especial de impatriados, el porcentaje de retención aplicable a sus rendimientos del trabajo será del 24% hasta los 600.000 euros, aplicándose al resto un 45%, aunque en 2015 este porcentaje se eleva hasta el 47%.