¿En qué consiste la ayuda de acompañamiento para jóvenes de Garantía Juvenil con contrato de formación?

En días pasados, se han publicado en el BOE los Presupuestos Generales del Estado 2018, con novedades muy interesantes para los jóvenes inscritos en Garantía Juvenil, se trata de una ayuda de 430 euros para contratos de formación de Garantía Juvenil.

La Disposición adicional centésima vigésima establece todas las características y requisitos de esta ayuda que te detallamos a continuación:

¿En qué consiste la ayuda de acompañamiento para jóvenes de Garantía Juvenil con contrato de formación?

Se trata de una medida cuyo fin es la activación e inserción laboral de jóvenes desempleados, que sean beneficiarios del Sistema Nacional de Garantía Juvenil (Ley 18/2014).

La ayuda tendrá una cuantía igual al 80% sobre el IPREM. Dado que el IPREM mensual, según la Ley de PGE 2018, queda fijado en 537,84 euros, el 80% sobre dicha cantidad es 430,27 euros, la cuantía para la ayuda que inicialmente propuso el Gobierno.

Esta cantidad se percibirá por el joven durante un máximo de 18 meses. 36 meses en caso de ser una persona con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33%.

Para poder cobrar la ayuda, el contrato para la formación y el aprendizaje, que genera este derecho, deberá estar activo.

El pago de la ayuda se realizará por el SEPE, por mensualidades de 30 días, dentro del mes siguiente al que corresponda el pago, mediante un abono en la cuenta del joven.

El joven podrá solicitar esta ayuda por hasta un máximo de 3 contratos de formación distintos, siempre que la suma no supere los 18 meses.

El importe de esta ayuda no cotizará a la seguridad social.

¿Qué requisitos debe tener el joven para pedir la ayuda de 430 euros?

La norma establece los siguientes requisitos para que el joven pueda recibir esta ayuda de 430 euros:

* Estar inscrito en Garantía Juvenil en el momento de suscribir el contrato de formación.

* No disponer de estudios de bachiller, FP o estudios equivalentes finalizados. Es decir, sólo podrán acceder los jóvenes que no tengan estudios o como máximo la ESO.

* Comprometerse a realizar la formación de su contrato y prestar sus servicios para la empresa que le contrata al menos durante 1 año.

Están excluidos de esta ayuda los jóvenes cuyo contrato de formación se enmarque en proyectos de Escuelas Taller, Casas de Oficios y Talleres de Empleo.

Qué requisitos que debe cumplir el contrato

La duración mínima de estos contratos deberá ser la requerida para finalizar el Certificado de profesionalidad, ya que es el objetivo de esta ayuda. Y como mínimo será en todo caso de 12 meses (requisito de la ayuda.)

Esta ayuda es compatible con las 3 bonificaciones que recibe la empresa durante toda su vigencia: Bonificación del 100% en los seguros sociales, bonificación del 100% del importe de la formación y bonificación adicional de entre 60 y 80 euros en concepto de tutorización.

Cómo solicitar la ayuda de 430 euros por tu contrato de formación

Los jóvenes deberán presentar la solicitud de esta ayuda de acompañamiento en la Oficina de Empleo que les corresponda según su domicilio, en el plazo máximo de 15 días tras el inicio del contrato de formación y aprendizaje. El impreso de la solicitud se podrá obtener en la web www.sepe.es. La ayuda entro en vigor el 4 de agosto, así que esperamos que durante este mes el SEPE defina con más detalle el proceso.

La solicitud se deberá acompañar de una declaración responsable de no disponer de titulación superior.

Existe la posibilidad de solicitar esta ayuda fuera de plazo. En cuyo caso, la ayuda comenzaría a partir del día siguiente a la solicitud, y la duración de la misma se reducirá en proporción al tiempo restante.

Por ejemplo, si llevas 6 meses contratado y la solicitas ahora, no cobrarás 18 meses de ayuda, si no 12.

Una vez presentada, el SEPE confirmará o denegará la solicitud. Para ello comprobarán que el trabajador esté dado de alta.

En caso de haber percibido indebidamente esta ayuda porque no se cumplieran los requisitos, el SEPE exigirá la devolución de las cantidades.

¿Qué pasa con los contratos anteriores a la entrada en vigor de la ayuda, pueden solicitarla?

Según nos indican desde el Servicio Público de Empleo Estatal esta ayuda sólo podrá ser aplicada en los nuevos contratos que se den de alta a partir del 4 de agosto, fecha en la que entra en vigor esta medida. Puesto que el texto establece expresamente que debe marcarse una opción para esta ayuda en la solicitud de autorización del contrato de formación antes del alta, existe dicho campo en el programa del SEPE.

¿Cómo darse de alta en el Fichero Nacional de Garantía Juvenil?

Cuando acudas a tu Oficina de Empleo para inscribirte como demandante, solicita tu inscripción en Garantía Juvenil.

Si cumples todos los requisitos, allí te facilitarán un usuario y contraseña, con los que deberás acudir a la web oficial del Gobierno para activar tu usuario.

Existen más opciones para solicitar tu inscripción, puedes ampliar información haciendo clic aquí.

¿Cómo puedo ser contratado mediante un contrato de formación y aprendizaje?

El contrato de formación y aprendizaje te aportará muchas ventajas, entre ellas, las siguientes:

* Te permite formarte, a la vez que trabajas, y recibir una formación oficial de Certificado de Profesionalidad, de forma gratuita.

* Es el contrato temporal que más estabilidad proporciona, ya que se formaliza por un año, y puede ser prorrogado por hasta 3 años.

* Tiene derecho a prestación por desempleo y los mismos derechos que otros contratos temporales.

* Durante 18 meses recibirías la ayuda de 430 € para el colectivo de Garantía Juvenil.

El coste de la tarifa plana a autónomos asciende a 3.200 millones en 5 años

El coste de bonificar mediante la tarifa plana de 50 euros a todos los autónomos que inician su actividad ha supuesto desde su creación, en septiembre de 2013 hasta ahora, un coste de 3.200 millones de euros. Fuentes del Ministerio de Trabajo declaran que están analizando las cifras exactas, pero que sus cálculos preliminares apuntan en esa dirección, y ello cuando apenas el 15,5% de quienes se beneficiaron de la medida mantienen hoy su actividad en el sistema.

Eduardo Abad, secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos, Upta, explica que la anterior ministra, la popular Fátima Báñez, cuantificó en unos 700 millones el gasto anual. Por su parte, Lorenzo Amor, presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos, ATA, declara que “le encaja esa cifra de 700 millones”. Teniendo en cuenta que 2014 fue el primer ejercicio completo en que estuvo en marcha la tarifa y que en 2018 el coste se ha incrementado en 202,4 millones al ampliar de seis meses a un año la cotización de 50 euros, el montante total ronda esos 3.200 millones.

Los Presupuestos 2018 cuantifica en 455 millones la partida desagregada de las bonificaciones a autónomos

La dificultad para determinar el coste total de la factura de la tarifa plana se deriva de que el plan incluye bonificaciones -que sufraga el Estado a través del Ministerio de Empleo- y reducciones de cotizaciones -a cuenta de los presupuestos de la Seguridad Social-.

En los últimos Presupuestos del Estado de 2018 se contabiliza, por primera vez, la partida desagregada de las bonificaciones a los autónomos, cuantificada en 455 millones de euros frente a los 385 millones que se destinaron el pasado año, según se explica en las Cuentas. Aumento derivado de las mayores bonificaciones a partir del pasado 1 de enero a las que tendrán derecho unas 140.500 personas, según calculó Báñez. A abril ya se habían beneficiado 124.000 autónomos.

El resto del coste, hasta completar los 700 millones aproximados en que cifró la anterior ministra el gasto anual, procede de las reducciones de cotizaciones que asume la Seguridad Social directamente. Pero el dato exacto de la reducción de la cotización de los autónomos no aparece de forma detallada en las cuentas de la Seguridad Social. De aquí la dificultad para determinar el monto exacto del coste.

La efectividad de la tarifa plana genera controversia entre las propias asociaciones de autónomos y se ha puesto en revisión por parte del Ministerio de Empleo. En la reunión que mantuvo Magdalena Valerio con los máximos dirigentes de ATA y Upta les explicó que puesto que se va a modificar todo el sistema de cotización de los autónomos, ligando su aportación a la Seguridad Social a sus ingresos, se incluirá también una revisión de la tarifa plana. Una revisión que vendrá precedida de un análisis de la efectividad de la medida, pero que según explican los asistentes a la reunión no implica su eliminación.

La aparición de la tarifa plana ha permitido la creación neta de cotizantes al RETA

Tanto en ATA como en Upta están de acuerdo en someter a modificaciones el actual modelo de bonificación de los autónomos, aunque con matices. Lorenzo Amor deja claro que los cambios hay que abordarlos con “cabeza” y reconociendo que la tarifa plana de 50 euros ha tenido un impacto muy positivo en la creación de empleo. En ATA insisten en que antes de la crisis económica el sistema del RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) registraba unas 600.000 entradas, pero otras tantas salidas. Sin embargo, la aparición de la tarifa plana ha permitido la creación neta de cotizantes al RETA.

Una creación neta que según apunta la organización que preside Amor se explica en la continuidad de muchos de los autónomos que se han acogido a la tarifa plana y que una vez finalizado el derecho han seguido afiliados a la Seguridad Social, pagando al menos los 275 euros mensuales de la base mínima. En ATA señalan que la exministra Báñez cuantificó en un 57% el nivel de continuidad de los autónomos. Las fuentes del Ministerio de Trabajo aclaran que esa cifra se sitúa muy por debajo, en torno al 15,5%.

Abad comparte la tesis del nuevo Gobierno y considera que el nivel de continuidad ha sido casi nulo. “Si una mayoría de los 1,4 millones de beneficiados por la tarifa plana hubiese seguido cotizando, el número de afiliados al RETA se habría disparado”, declara. En los datos de la Seguridad Social, se contabiliza en julio 3.267.160 autónomos cotizando, 37.264 más que hace un año.

No obstante, en Upta no son partidarios de que desaparezca la tarifa plana. Pero no consideran que deba generalizarse a cualquier persona que se inicie como trabajador por cuenta propia. Abad es partidario de que la ayuda se concentre en los autónomos con una capacidad económica limitada. En ATA consideran que en la mayoría de los países se subvenciona el primer año de actividad sin diferenciaciones.

Large group of smiling workers people. Over white background

Casi 2.000 millones en apoyos a los contratos subvencionados

Los apoyos a la iniciación de la actividad de los autónomos son una parte de las políticas activas de fomento del empleo que el Gobierno canaliza a través de los Presupuestos Generales del Estado (las bonificaciones) y los Presupuestos de la Seguridad Social (las reducciones de la cotización). Solo en bonificaciones a cargo del Servicio Público de Empleo que transfiere los fondos a la Seguridad Social se emplearon este año 1.936 millones de euros -455 millones para la tarifa plana de los autónomos- que se destinan a bonificar la contratación de desempleados o conversión en indefinidos. Lo que supone un incremento de 110 millones de euros respecto al montante destinado en 2017.

Fuente: El economista.es

El consejo de ministros aprueba hoy el decreto para que 42.000 parados de larga duración puedan seguir cobrando una prestación

El Consejo de Ministros aprobará ,hoy viernes 3 de septiembre,  el decreto para que unos 42.000 parados de larga duración puedan seguir cobrando la prestación del extinto Programa de Activación para el Empleo (PAE), que habían dejado de percibir por, entre otros motivos, haber encontrado un puesto de trabajo y al volver al desempleo no pudieron recuperar el cobro.

Pese a que se había creado un nuevo subsidio en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018 ante la finalización de este programa temporal y del Plan Prepara, estos 42.000 parados no podían recuperar el cobro de la ayuda del PAE ni tampoco acogerse al nuevo subsidio.

Con el real decreto sobre regulación del Programa de Activación para el Empleo que aprobará el Gobierno se trata de dar cobertura a estos más de 40.000 desempleados.

Según las estimaciones del Ministerio de Trabajo, esta medida tiene un coste de 52 millones de euros y no supone un problema financiero para el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Fuente: El economista

La tarifa plana universal de 50 euros para autónomos tendrá su fin en 2019

La tarifa plana universal para los nuevos autónomos tiene sus días contados. Así se acordó ayer en un encuentro entre las dos grandes asociaciones de autónomos,- la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) y la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (Upta)- y la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, que estudiarán a través de una Mesa Técnica de Trabajo la creación de un sistema de cotización justo en base a los ingresos reales de los autónomos. Esta comisión de expertos, que comenzará a trabajar de forma inmediata, tiene como objetivo alcanzar una reforma del actual sistema de cotización, para “dar una vuelta a la tarifa plana tal como está concebida actualmente para que pueda modificarse y sea más efectiva” según declaró la ministra al finalizar el encuentro.

De esta forma, se pretende crear un sistema con cinco tramos de cotización para que “ningún autónomo pague por encima de sus ingresos y proporcionar el esfuerzo de aquellos que se encuentran sobrepasando el límite de una presión contributiva razonable”.

Para Eduardo Abad, presidente de Upta, con este encuentro “se recupera el diálogo social de los autónomos en el que las dos grandes asociaciones de autónomos se sientan a dialogar, a proponer y a plantear propuestas sustanciales de mejora para nuestro colectivo”; mientras que para el presidente de ATA, Lorenzo Amor, los autónomos necesitan “cuanto antes” un sistema de Seguridad Social “solidario, pero también justo”. Tanto ATA y Upta coinciden en que es fundamental que “los autónomos recuperan la confianza en el sistema público de la Seguridad Social y, para ello, la Administración debe dar pasos adelante y hacer gestos importantes”.

La propuesta determina que los autónomos cuyos ingresos no superen el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), de 735,90 euros/mes, su aportación a la Seguridad Social será similar a la tarifa plana, de unos 50 euros/mes aproximadamente durante dos años, sujeto a que no se superen unos ingresos anuales de 10.302 euros. Pasado ese periodo de dos años se podrá prorrogar año a año, hasta un máximo de cuatro.

En un segundo tramo, los autónomos con ingresos netos superiores al SMI pero inferiores a 30.000 euros/año podrán elegir entre la base mínima actual de cotización, de 278,87 euros al mes, y una base máxima, de 1.106 euros, común para el resto de tramos. En un tercer tramo, con rendimientos netos anuales entre 30.000 y 40.000 euros, la base de cotización mínima será de 357 euros/mes; en un cuarto tramo, con ingresos entre 40.000 y 60.000 euros/año, la base mínima de cotización será 417 euros mensuales; y por último, los que superen unos rendimientos netos de 60.000 euros deberán pagar 556 euros al mes.

Desde Upta señalan que los datos son aproximados a falta de definir cotizaciones voluntarias extraordinarias como cese de actividad o contingencias profesionales.

Fuente: El Economista.es

Los autónomos, los que menos aportan y menos reciben de la Seguridad Social, se encaminan a su reforma

  • Gobierno y asociaciones ya negocian para cotizar por ingresos reales.
  • Los trabajadores por cuenta propia cotizan un 40% menos

El Gobierno busca fórmulas para mejorar la situación financiera de la Seguridad Social y a la vez la situación de sus cotizantes. Un equilibrio difícil de encontrar y que en los próximos meses tendrá al colectivo de trabajadores autónomos como uno de sus grandes protagonistas. La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, ya ha adelantado que el Ejecutivo estudia fórmulas para que los trabajadores por cuenta propia coticen de forma proporcional a sus ingresos.

Las dos grandes asociaciones del sector, ATA y UPTA, aceptan la propuesta, pero con limitaciones. Ambas proponen que los trabajadores autónomos se distribuyan en cinco tramos en función de sus ingresos, de forma que ajustasen sus cuotas a sus ingresos reales. Además, los que estén en los tramos más altos (tengan rentas superiores a 30.000 euros al año) podrían elegir su base de cotización a lo largo del año y ajustar la cuantía al final del ejercicio.

Habrá que estar atentos a las negociaciones entre los representantes de los trabajadores por cuenta propia y los del Gobierno, que comienzan este lunes para ver cómo se materializa el acuerdo, pero, sin duda, habrá cambios en un régimen al que pertenecen más de 3 millones de afiliados a la Seguridad Social.

Actualmente, hay 3,26 millones de autónomos cotizantes a la Seguridad Social, según las cifras de ATA, aunque la EPA rebaja la cuantía a 3,082. De ellos, casi dos millones (1,982 millones) son personas físicas, mientras que el resto (1,25 millones) están dados de alta a través de alguna sociedad.

La cifra de autónomos engorda a un ritmo aproximado del 1% anual en los últimos tiempos, es decir, aproximadamente una tercera parte de lo que lo hacen los trabajadores por cuenta ajena. Curiosamente, durante los años en los que se destruía mucho empleo en España, los del régimen de autónomos llegaron incluso a incrementarse, ya que para algunos trabajadores, crear su propio negocio fue la única manera de esquivar el desempleo. En los últimos años, además, se ha incentivado el trabajo autónomo desde los poderes públicos, con medidas como las tarifas planas de 50 euros al mes durante seis meses prorrogables o la posibilidad de capitalizar la prestación por desempleo. Todo ello se ha traducido en un incremento del número de cotizantes en el régimen de autónomos, aunque no de la situación financiera del sistema.

Los autónomos son, proporcionalmente, los que menos aportan al sistema, pero también los que menos perciben de él

Si sólo se tuviera en cuenta este régimen, el déficit del sistema sería ya de 1.300 millones de euros. El año pasado, según las cifras de la Seguridad Social, los trabajadores que cotizaron en el régimen de autónomos aportaron 11.605,18 millones de euros a la Seguridad Social, el 10,64% de los ingresos por cotizaciones y requirieron más de 12.000 millones en pensiones.

Las cifras del sistema muestran cómo los autónomos son, proporcionalmente, los que menos aportan, pero también los que menos perciben de él. Según las asociaciones de autónomos, el 85,6% de los casi dos millones de autónomos que son personas físicas no superan la base mínima de cotización, situada ahora mismo en 919,80 euros. En muchas ocasiones, esta elección se debe a la incertidumbre sobre los ingresos del negocio, motivo por el que muchos prefieren cotizar por el mínimo por si se producen meses de baja facturación.

De esta forma, la base media mensual de los autónomos es de 1.088 euros al mes, lo que supone un 38,5% menos que la de los trabajadores del régimen general (1.770,40 euros al mes de base de cotización.

Los autónomos cobran un 41% menos de pensión que los jubilados del régimen general

Pero a la vez también son los que menos pensión cobran. Según los datos de la Seguridad Social, su pensión media es de 723,20 euros mensuales, lo que supone un 33% menos que la media y un 41% menos que el promedio de pensionistas que han cotizado en el régimen general. Las bajas cotizaciones a lo largo de su vida laboral hace que sean el colectivo con mayor porcentaje de complementos a mínimos (pagos del Estado para que los pensionistas lleguen al mínimo legal). Según las cifras de Trabajo, el 35% de los jubilados que han cotizado en el régimen de autónomos, necesita los complementos del Estado para percibir la pensión mínima.

El comercio, con más de 450.000 inscritos, es la principal actividad de los casi dos millones de trabajadores por cuenta propia, seguido la agricultura y la construcción, con más de 200.000 cada uno. Por edades, prácticamente la mitad de ellos (más de 900.000) tienen entre 40 y 54 años. Según el INE, más del 9% del total tuvo como máximo un cliente durante el último año, lo que hace especialmente vulnerable a este colectivo.

Un 15% de los autónomos montaron su propio negocio al no encontrar trabajo por cuenta ajena

Entre los motivos para emprender, la razón mayoritaria (21%) es seguir el negocio familiar, mientras que otro 19% lo hizo al encontrar una buena oportunidad de empleo. Otro 15%, más de 300.000 personas, decidieron montar su propio negocio al no encontrar un trabajo por cuenta ajena. De hecho, más del 20% de los trabajadores por cuenta propia indica que le gustaría ser asalariado, una proporción que duplica a la de asalariados que quieren trabajar por cuenta propia.

Entre los inconvenientes, un 15% considera que lo peor son los periodos sin clientes o sin proyecto, mientras que otro 10% cree que el mayor inconveniente son los retrasos en los pagos de los clientes.

Por el momento, el Gobierno y las asociaciones de autónomos ya han anunciado que se reunirán próximamente y la Subcomisión para la Reforma del Régimen de Autónomos, que lleva reuniéndose un año, aún no ha emitido su informe, por lo que no parece que las modificaciones vayan a producirse de un día para otro, pero se da por seguro que las habrá. Las negociaciones entre las partes serán las que acaben por determinar si el Gobierno acepta el sistema de tramos propuesto por ATA y UPTA, propone otro con cotizaciones proporcionales, o surgen nuevas fórmulas para ajustar las aportaciones de los trabajadores por cuenta propia. Además, sería deseable que la reforma conllevase también mejoras en las prestaciones de estos empleados.

Fuente: El Economista.es