Hacienda bate récords en la lucha contra el fraude con una plantilla en mínimos

Hacienda enfrenta dificultades para combatir el fraude fiscal pero también para encontrar efectivos que engrosen sus plantillas y se unan a una guerra que nunca cesa: la que se dirige contra el dinero «en B». La Agencia Tributariaelevó el año pasado sus efectivos en 396 personas y este año también planeaba un aumento considerable, de 1.400 personas. Sin embargo, el envejecimiento avanza entre los empleados: aun con este crecimiento en cuanto a personal, el incremento neto queda en 400 por el elevado ritmo de jubilaciones, de 900.

Si durante la crisis se impusieron los ajustes de plantilla para tratar de embridar el gasto público, dejando de cubrir las jubilaciones hasta 2015, ahora el problema es que en la próxima década se va a retirar la mayor parte de los empleados de una vetusta Agencia cuyos empleados tienen una edad media de 54 años, es decir, siete más que antes de la crisis. Aun así, esto no significa necesariamente un problema grave en cuanto a formación. «Los jóvenes vienen con más conocimientos en informática y tecnologías pero los mayores aportan mayor seguridad en los procedimientos de inspección», dice Francisco Terrón, profesor de IE Law School. En otras palabras, que los más veteranos siempre tendrán el plus de la experiencia.

El dilema llega con la renovación paulatina del personal. Con este ritmo de retiros, la Agencia Tributaria cree que las jubilaciones provocarán que se tarde diez años en alcanzar en la institución los niveles de empleo precrisis. Una estimación que, en palabras del miembro de la Organización de Inspectores de Hacienda del Estado, José María Peláez, asciende a veinte años, ya que, en los próximos ejercicios, el número de jubilaciones irá a más.

Auditoría, Impuesto, Inspección, Auditor, Documento

Lucha contra el fraude

Esta planificación pone en peligro el horizonte de lucha contra el fraude, que en los últimos años ha cosechado máximos históricos: el año pasado los ingresos por combatir estas prácticas superaron los 15.000 millones y vuelven a acercarse al máximo de 15.664 millones de 2015, después de dos años de ligeras bajadas.

Sin embargo, las necesidades no son homogéneas en todas las ramas. Salvador Ruiz, profesor asociado de Esade Law School y antiguo director general de la Agencia Tributaria, señala que «donde faltan más funcionarios es en control. Con más medios humanos, la lucha contra el fraude es más efectiva. En todo caso, algunos de los criterios de control deberían revisarse porque resultan excesivos para muchos ciudadanos o empresas». Así las cosas, Ruiz destaca que España sale mal parada en los ratios de habitantes por número de empleados en la Administración tributaria, aunque también ha de valorarse que nuestro país no requiere de las necesidades de otras jurisdicciones. Es decir, que debido a la tecnología que ha implantado la Administración tributaria y a la existencia de, por ejemplo, el sistema de la autoliquidación a cargo del propio contribuyente, España puede ahorrarse muchos empleos públicos en procesos que en otros Estados se hacen por ventanilla. En suma, tareas administrativas.

Aun así, no hay que olvidar la posición de nuestro país con respecto a la economía sumergida. España sigue siendo uno de los territorios europeos con mayor actividad en la sombra. Durante la expansión económica se fue reduciendo hasta el 18,4% del PIB en 2008; con la recesión y el aumento del paro, el dinero en negro volvió a repuntar hasta superar el 19%, según datos del profesor Friedrich Schneider basados en flujos monetarios. Ahora ha vuelto a bajar, por la mejora económica en el mercado laboral y el trabajo del Fisco, al 17,2%, con datos de 2017. Una reducción en riesgo si la Agencia Tributaria debilita el celo de su personal.

Este porcentaje, pese a todo, supera el del 12,8% de Francia, el 16,6% de Portugal o el 10,4% de Alemania, aunque queda cerca de la media del 17,1% de la UE. Los países del Este -Bulgaria cuenta con un fraude del 29,6% de su PIB- y del Sur de Europa -con Grecia (21,5%) e Italia (19,8%) al frente-, explican estas cifras. El país de la UE con menor tasa sería Austria, con un 7,1% de su economía en negro.

En España, las regiones con más paro son las que tienen mayor economía sumergida: Canarias (26% del PIB), Andalucía (23,3%), Galicia (22,8%), Castilla-La Mancha (22,3%) y Extremadura (21,8%), frente a las que menos, País Vasco (16,5%) y Madrid (16,7%), según un informe de Funcas.

Este es un problema que se ensombrece ante la situación de personal de la Agencia Tributaria, que ha recortado en unos 2.400 efectivos su plantilla precrisis -llegó a tener 27.961 empleados en 2008- hasta los 25.555 de 2018.

Oficina De Impuestos, Sello, Las Manos, Detener

Pese a que el organismo encadenará tres años de aumento de la plantilla, nuevos problemas acechan en las filas del cuerpo tributario y las alarmas no solo se han disparado en el Ministerio de Hacienda: también la propia Comisión Europea alertó hace unos días de que el 80% de sus trabajadores tienen más de 45 años y en los próximos ejercicios se van a suceder numerosas jubilaciones, por lo que advierte del tapón que se podría originar en la nómina del organismo. El propio director de la Agencia Tributaria, Jesús Gascón, así lo expuso cuando compareció ante el Congreso de los Diputados hace unas semanas.

«Necesitamos otra cosa muy importante: que vuelva a haber cantera de opositores, porque para los procesos selectivos necesitamos personas que concurran a los mismos con la suficiente preparación como para superar esos exámenes y, desgraciadamente, en estos últimos años, como ha habido menos convocatorias, esa cantera de opositores se ha perdido y estamos teniendo problemas», advirtió Gascón.

Peláez describe que la Agencia Tributaria en sus últimos planes de incentivos está garantizando un número mínimo de horas extraque pueden ayudar a paliar este escenario de pérdida de recursos a corto plazo. «No hay infraestructura suficiente para elevar las ofertas de empleo por encima de lo que están saliendo en la Escuela de la Hacienda Pública -donde los futuros empleados pasan algo menos de un año de formación-, así que, aunque aumenten las jubilaciones, no se podrá contratar a más gente año a año. Una medida que puede suponer un balón de oxígeno es contratar a más personal administrativo que asista a inspectores y técnicos de Hacienda y les libere de tareas administrativas y, poco a poco, irlos promocionando internamente para que puedan llegar a técnicos e inspectores. Así se podría contratar a mil o dos mil personas», describe Peláez.

Abogado, Juez, África, Dibujos Animados, Hombre

Delitos denunciados

Otro dato que alarma en las organizaciones de la Agencia Tributaria es el de delitos fiscales denunciados. Se ha pasado de 1.014 en 2011 a 225 en 2017. Una cuarta parte en cuestión de seis ejercicios. Hay quien lo achaca a la escasez de personal, pero también quien habla de «aprendizaje» de la institución. Es el caso del ex director general de la Agencia -y socio director de Fiscalidad de Equipo Económico- Salvador Ruiz: «Plantean expedientes de delito por siete cuestiones distintas y hay dos tipos que siempre rechazan los tribunales. Entonces, deciden dejar de plantearlos como delito y lo hacen por vía administrativa». Todo sea por recuperar el mayor dinero posible, cuando Hacienda cada vez son menos.

Fuente: ABC

El retraso en la actualización del salario mínimo puede implicar un recargo del 10%

El trabajador puede reclamar hasta un año de atrasos impagados de cualquier tipo

Los trabajadores que a finales de 2018 percibían el salario mínimo interprofesional (SMI) de entonces (735,90 euros mensuales en 14 pagas) y en enero de 2019 no hayan recibido el incremento del 22,3% de su sueldo (hasta los 900 euros mensuales), tal y como estipula la ley, podrán reclamarlo y cobrar un 10% más por el retraso en el abono de esta nueva renta mínima legal.

Así lo advierten los expertos laboralistas de Abdon Pedrajas Abogados, quienes ayer precisaban que este retraso en la actualización del salario mínimo podría llevar al trabajador a hacer una reclamación de cantidad por ello ante los tribunales.

En este caso, si la justicia diera la razón al trabajador, este podría cobrar la diferencia entre el anterior salario mínimo y la nueva cuantía, de los meses que se le adeuden –con un máximo de un año por el plazo de prescripción– incrementado en un 10%. Esto se produciría en aplicación del artículo 29.3 del Estatuto de los Trabajadores que establece que “el interés por mora en el pago del salario será el 10% de lo adeudado”.

Durante un análisis técnico de las últimas novedades legislativas en materia laboral, desde este bufete también han alertado sobre ciertos pronunciamientos de la Inspección de Trabajo que han considerado ya que el nuevo salario mínimo de 1.050 euros al mes en 12 pagas (o 900 euros mensuales en 14 pagas) debe figurar como salario base.

Sin embargo, esto no es, en opinión de estos abogados, lo que pone la ley en la actualidad, que estipula que la nueva cuantía del salario mínimo debe alcanzarse con los ingresos que “por todos los conceptos viniesen percibiendo los trabajadores en cómputo anual y jornada completa”. Esto quiere decir que los 12.600 euros al año como mínimo incluye salario base y los conceptos variables.

“Se trata de tener en cuenta toda la masa salarial anual, sin contar los conceptos extrasalariales”, precisó ayer Tomás Sala, director de Formación de Abdón Pedrajas. Si bien, acto seguido admitió que en muchas empresas es difícil distinguir los conceptos salariales de aquellas retribuciones que no lo son.

En este sentido, Sala también recordó que no serán de aplicación las subidas salariales, ya superiores a la nueva cuantía del salario mínimo, pero referenciadas en los convenios a lo que se incremente el SMI.

Fuente: Cincodías.

El calendario laboral de 2019 tendrá 14 festivos: ocho nacionales, cuatro autonómicos y dos locales

Las festividades de Reyes y de la Inmaculada pasan de domingo a lunes

Todas las regiones menos Cataluña harán fiesta el Jueves Santo

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicará previsiblemente a lo largo de este mes el calendario laboral oficial para 2019. Sin embargo, las comunidades autónomas ya han ido dando el visto bueno a sus respectivos calendarios de festivos, con lo que ya se puede conocer de forma fiable cuales serán estas fiestas.El próximo año habrá ocho festivos nacionales que no serán sustituibles, lo que significa que se celebrarán en toda España. Junto a estos días, habrá otros cuatro festivos cuya fijación corresponde a la potestad de cada comunidad autónoma. Y, finalmente, cada municipio podrá escoger otros dos días festivos solo para su localidad.

En total, la mayoría de los trabajadores podrán disfrutar en 2019 de 14 días festivos entre semana.
Los ocho días que no podrán ser sustituidos y deberán celebrarse en todo el territorio nacional son:

-1 de enero, Año Nuevo (martes)

– 19 de abril, Viernes Santo

– 1 de mayo, Fiesta del Trabajo (miércoles)

– 15 de agosto, Asunción de la Virgen (jueves)

– 12 de octubre, Día de la Hispanidad (sábado)

– 1 de noviembre, Día de Todos los Santos (viernes)

– 6 de diciembre, Día de la Constitución (viernes)

– 25 de diciembre, Navidad (miércoles)

Además, los otros festivos elegidos por un mayor número de comunidades son el 6 de enero (fiesta de Reyes) y el 8 de diciembre (Día de la Inmaculada), que el próximo año caen en domingo y se trasladan al lunes 7 de enero y 9 de diciembre. Asimismo, el 18 de abril, Jueves Santo es festivo en toda España menos en Cataluña.

La relación de otras fiestas autonómicas es la siguiente:

-7 de enero, Epifanía del Señor trasladada al lunes. Festivo en: Asturias, Navarra, Castilla y León, Madrid, Aragón, Murcia, Andalucía, Extremadura, Canarias, Ceuta.

-22 de enero (martes), festivo en la Comunidad Valenciana.

-28 de febrero (jueves), festivo en Andalucía, Día de la Comunidad.

-1 de marzo (viernes), festivo en las Islas Baleares, Día de la Comunidad.

– 19 de marzo (martes), San José. Festivo en: Galicia, País Vasco, Navarra, Comunidad Valenciana,  Murcia y Melilla.

– 18 de abril, Jueves Santo. Festivo en todas las comunidades autónomas excepto en Cataluña.

– 22 de abril, Lunes de Pascua. Festivo en: Cantabria, País Vasco, Navarra, Cataluña, Castilla-La Mancha, C. Valenciana, Islas Baleares y La Rioja.

-23 de abril (martes), festivo en Castilla y León y Aragón, Día de la Comunidad en ambos casos.

-2 de mayo (jueves), festivo en Madrid, Día de la Comunidad.

-17de mayo (viernes), festivo en Galicia, Día de las Letras Gallegas.

– 30 de mayo (jueves), festivo en Canarias, Día de la Comunidad.

– 31 de mayo (viernes), festivo en Castilla-La Mancha, Día de la Comunidad.

– 10 de junio (lunes), festivo en Murcia y La Rioja, Día de la Comunidad.

– 25 de julio (jueves), festivo en Galicia (Día de la Comunidad), Cantabria y País Vasco.

– 12 de agosto (lunes), festivo en Ceuta, Fiesta del Sacrificio.

– 2 de septiembre (lunes), festivo en Ceuta, Día de la Ciudad Autónoma

-17 de septiembre (martes), festivo en Melilla, Día de la Ciudad Autónoma.

– 3 de diciembre (martes), festivo en Navarra, Día de la Comunidad.

-9 de octubre (miércoles), festivo en Valencia Día de la Comunidad.

– 9 de diciembre (lunes). Fiesta de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre, se traslada al lunes. Festivo en: Asturias, Cantabria, Castilla y León, Madrid, Aragón, Andalucía, Extremadura, la Rioja y Melilla.

– 26 de diciembre (jueves), festivo en Cataluña e Islas Baleares.

Teniendo todo esto en cuenta, y sin contabilizar los dos festivos que puede establecer cada ayuntamiento, el próximo año se presentan varios fines de semana largos en toda España, bien porque el festivo cae en viernes (como el 1 de noviembre) o en lunes (es el caso del 7 de enero y 8 de diciembre). Asimismo habrá algunos puentes como el que podrá hacerse en Año Nuevo, que tomando el lunes 31 de diciembre (que es laborable) podrán juntarse cuatro días libres. No faltarán incluso los conocidos como macropuentes, como el que se producirá en las comunidades que han trasladado la fiesta del 8 de diciembre (Día de la Inmaculada Concepción) al lunes, día 9. En este caso, y sin tomar ningún día laborable, juntarán cuatro días libres (6, 7, 8 y 9 de diciembre).

Fuente: Cincodías.

Más del 20% de los afectados por la subida del IRPF son autónomos

Unos 25.000 autónomos tendrán que pagar más a Hacienda si sale adelante la propuesta del Gobierno dirigida a aquellos contribuyentes que declaren ingresos por encima de 140.000 euros anuales. A todo ellos se les aplicaría una subida de cuatro puntos en su IRPF. Es decir, pasarían de una retención del 22,5% a otra del 26,5% en el tramo estatal, al que habrá que sumar el tramo autonómico, con lo que el IRPF de estos autónomos superará el 50% en una buena parte de los territorios.

Según los datos de la Agencia Tributaria (AEAT) un total de 25.021 afiliados al RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) declararon más de 150.000 euros de rendimientos netos en 2016 (últimos datos publicados). De ellos 24.666 lo hicieron vía estimación directa y 355 por el sistema de módulos. En suma, el peso relativo sobre los 2,23 millones de contribuyentes que ejercen una actividad por cuenta propia y están encuadrados en el RETA, fue del 1,12%, cifra más de medio punto por encima que la de los trabajadores por cuenta ajena. En este último caso fueron un total de 91.408 aquellos que superaron la citada franja de ingresos, lo que representa un peso del 0,53% sobre el total.     

Si el PSOE consigue los apoyos necesarios para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado del 2019, el número de autónomos que deberán contribuir más será superior, ya que el acuerdo alcanzado por ambos líderes de izquierdas la pasada semana rebaja el listón a las rentas que se sitúen por encima de los 140.000. Esto es 10.000 euros por debajo de la propuesta inicial de Sánchez.

La intención del Ejecutivo es incrementar cuatro puntos el tramo estatal del IRPF para los contribuyentes con las rentas más altas, que pasará del 22,5% actual al 26,5%. A ello hay que sumar el tramo autonómico que varía según las comunidades autónomas, siendo Madrid, el que aplica el tipo más bajo (21%) y Cataluña el más elevado (25,5%). El resultado de ello es la falta de equidad fiscal entre las distintas regiones. Por ejemplo, la retención que se aplicará a un autónomo madrileño que declare unos ingresos netos de 160.000 euros anuales será 58.125 euros mientras que la del catalán será de 59.780 euros.

En 2017 Hacienda recaudó 77.000 millones de euros por IRPF. Con la subida del tipo para las rentas altas la previsión que maneja el fisco es que se ingresen en torno a 500 millones de euros más cada ejercicio. De lo que todavía no hay detalle es de cuánto de esa recaudación provendrá del colectivo de autónomos que, cabe destacar, tienen más facilidades a la hora de declarar sus rendimientos netos reales.

El incremento del IRPF no será lo único que afectará al bolsillo del colectivo de autónomos con las rentas más altas. Además de tener que hacer frente a la reforma del Impuesto de Sociedades, con la que se pretende fijar un tipo mínimo del 15%, el Gobierno socialista planea una subida del precio del diésel cercana al 5% , es decir de entre 9 y 13 céntimos por litro más sobre el precio actual. Asimismo, queda pendiente por ver si la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, da el visto bueno a la prórroga para mantener vigentes durante el próximo año los límites de 250.000 y 125.000 euros de ingresos para aquellos profesionales que tributan por el sistema de módulos.

Se desmonta el bulo de que los autónomos contribuyen menos

La tozudez de datos desmontan la leyenda de que los autónomos son los que menos contribuyen a las arcas de Hacienda. Cierto es que en términos absolutos, según los datos de la AEAT, el número de quienes cuentan con mayores ingresos es inferior al de los trabajadores por cuenta ajena por la propia distribución del mercado laboral. Ahora bien, al analizar el peso que tienen los autónomos y los asalariados en sus respectivos grupos, los contribuyentes del RETA que facturan más de 30.000 euros en estimación directa al año suponen un 22,7% sobre un total de 1,83 millones, dos puntos por encima de los del Régimen General (20,7% sobre 19,62 millones). Dato al que hay que añadir otro 8,90% sobre los 665.962 autónomos que tributan por el sistema de módulos y declaran rendimientos netos superiores a la citada cantidad.

Si subimos un escalón hasta el tramo de ingresos a partir de 60.000 euros, el peso de los trabajadores por cuenta propia en estimación directa es del 8,08, frente al 3,75% de los asalariados. Así, en el supuesto de que la subida del IRPF se aplicase a las rentas a partir de esta franja, tal y como proponía la formación morada, las cuentas de 148.271 autónomos resultarían perjudicadas.

Por otra parte, cabe destacar la mejora que desde 2008 se viene dando en la tributación del colectivo. En 2016 fueron los trabajadores por cuenta propia en estimación directa declararon 12496€ de media, más de 400 euros por encima de los que se produjeron ocho años atrás. Tendencia que se habría mantenido en 2017, año para el que la Agencia Tributaria prevé un crecimiento del 5,3%, aproximándose a los datos pre-crisis.

Fuente: Autónomos y emprendedores.

¿Eres autónomo y quieres prejubilarte?. Infórmate

Requisitos para acceder a la jubilación anticipada y penalizaciones que se aplican.

Sí, los autónomos también pueden prejubilarse. Al igual que los asalariados, los trabajadores por cuenta propia pueden adelantar, de forma voluntaria, su jubilación. Sí es cierto que, según indican en el portal específico sobre pensiones del banco BBVA, el régimen es más restrictivo para los autónomos. No tienen la posibilidad de acceder a una prejubilación por cese involuntario de la actividad.

Para poder adelantar la jubilación de forma voluntaria, lo primero que se debe tener en cuenta es que la pensión se reduce. , se aplica un coeficiente reductor por cada trimestre que se adelante la jubilación. En concreto, cuando se haya cotizado menos de 38 años y 6 meses, será del 2% por cada trimestre. Si la cotización supera los 38 años y 6 meses, pero es inferior a los 41 años y 6 meses, el coeficiente a reducir por cada trimestre es del 1,875%. Para cotizaciones entre los 41 años y 6 meses y los 44 años y 6 meses, el coeficiente a aplicar por cada trimestre que se adelante la jubilación es del 1,625%.

Además, desde BBVA también señalan que la jubilación anticipada de los trabajadores por cuenta propia se puede dar hasta los dos años antes de la edad que corresponda en ese momento. Es decir, no se puede acceder a la prejubilación cuando uno quiera, sino dependiendo de cada caso.

Requisitos de la prejubilación de los autónomos

Por tanto, para poder acceder a la prejubilación, es necesario cumplir con una serie de requisitos que exponemos a continuación.

  • Como hemos adelantado, es necesario tener, como mucho, dos años menos a la edad legal de jubilación. Esta edad se está incrementando poco a poco hasta los 67 años.
  • El autónomo deberá tener cotizados, al menos, 35 años. También se podrá computar un máximo de un año de servicio militar.
  • Se deberá estar dado de alta en la Seguridad Social.
  • La pensión resultante de la prejubilación no deberá ser inferior a la mínima que le correspondería por ley una vez cumpliera la edad legal de jubilación. Se penaliza, como hemos visto, dependiendo de los años cotizados del trabajador autónomo.

Cuantía de la prejubilación de autónomos

Una vez se cumplen con los requisitos, el autónomo puede empezar a recibir la pensión de prejubilación, que nunca será una pensión íntegra.

La pensión de jubilación se percibe íntegra solo si se llegan al periodo mínimo cotizado (37 años desde 2027) o a la edad legal (se va atrasando hasta los 67 años en 2027). Sin embargo, los coeficientes de penalización se van aplicando por tramos en función de la cotización, tal y como hemos visto. De esta manera si, por ejemplo hoy en día un autónomo tiene 63 años y cuenta con 38 años cotizados. Hoy en día la edad legal de jubilación son los 65 años (desde la reforma de 2011), por lo que podría prejubilarse. Sin embargo, tendría que aplicar un 2% por cada trimestre de antelación. En este caso sería una reducción del 16% del 100% de su base reguladora que cobraría si se jubilara con 65 años.

Alternativas a la jubilación

Para poder acceder a una prejubilación sin tener que considerar las penalizaciones, desde BBVA aconsejan ser previsor, y planificar una buena jubilación con una serie de alternativas. Gracias a ellas el autónomo se puede prejubilar, con una buena pensión.

  • Plan de pensiones. Una de las opciones es abrir un plan de pensiones. Este producto financiero ofrece la posibilidad de que el autónomo vaya aportando dinero, obteniendo una alta rentabilidad por él. Además, estas aportaciones se pueden desgravar de la declaración de la renta. De esta manera, una vez llegue el momento de la jubilación anticipada, el autónomo puede contar con este dinero, unido al que le resulte de restar el porcentaje por las penalizaciones aplicadas.
  • Seguro de vida. La otra de las opciones para asegurarse una mejor jubilación es tener un seguro. Si, por ejemplo, sufre algún accidente que le provoque una discapacidad. En este cao, el autónomo no podrá cobrar la pensión que le pertenecería y ejercer su profesión. Con un seguro, todos estos problemas se disipan, y el profesional autónomo podrá asegurarse una jubilación sin apuros.

Planificar una jubilación más cuantiosa depende, por tanto, de cada uno. En resumen, un autónomo puede prejubilarse, sí, pero tendrá restricciones, por lo que deberá considerarlas en función de su caso concreto. Además, como hemos visto, debe cumplir una serie de requisitos y, como máximo, podrá hacerlo dos años antes de lo que le correspondería.

 

Fuente: Cinco Días