La Agencia Tributaria aprueba un bonus a sus empleados si consiguen ingresos récord en IRPF

El Fisco ha firmado con los sindicatos un acuerdo para repartir 95 millones en un plus de productividad a cambio de estrechar el cerco sobre las rentas del trabajo y del ahorro.

La Agencia Tributaria ha firmado hoy un acuerdo para repartir un plus de productividad a sus empleados ligado a alcanzar un determinado nivel de recaudación en el IVA y el IRPF, toda una novedad, como avanzó ABC. La mayoría de sindicatos que representan a los empleados del organismo han pactado el Plan Especial de Intensificación de Actuaciones para 2019 con el Fisco, según el acuerdo al que ha tenido acceso este periódico. El plan incluye 95 millones de euros en incentivos, según calcula la central que representa a los técnicos de Hacienda (Gestha).

Precisamente, Gestha no ha firmado el acuerdo –único caso junto a UCESHA–, ya que denuncian que el 25% de los fondos de productividad se reparten de forma discrecional. Asimismo, critican que los técnicos de Hacienda reciben un 40% de incentivos respecto a los inspectores y reclaman que esta asignación sea fija.

Ingresos récord

En concreto, el Fisco fija dos metas en 2019: la primera consiste en que los ingresos por IVA e IRPF entre enero y junio superen los 71.848 millones de euros. En caso de superar este umbral, se articulará el primer pago a cuenta. El segundo es si hasta noviembre de 2019 la cantidad rebasa los 150.516 millones. En ese caso, se repartirá una «cuantía adicional igual o superior» a lo ya percibido, señala el borrador de acuerdo. Frente al borrador, eso sí, ha habido un pequeño cambio: los ingresos son netos, descontados devoluciones, por lo que el objetivo se endurece y superaría en 6.300 millones lo ingresado hasta noviembre de 2018. Se trataría de una recaudación récord de IVA e IRPF, apuntan fuentes sindicales.

Como fuere, son cifras plausibles, toda vez que Hacienda estimaba una recaudación 5.200 millones de euros superior a estos 150.516 millones hasta noviembre de 2019. Precisamente esta medida llega a dos meses de arrancar la Campaña de la Renta de 2018.

Como Hacienda aprobó una disposición el mes pasado para autorizar los fondos de 2019, con un crédito de 88 millones, este plan saldrá pese a que no haya Presupuestos. Y junto a la recaudación por IRPF e IVA, esta parte variable se liga a ingresos por lucha contra el fraude –en el acuerdo se fija un doble umbral de 10.200 millones y 11.400, en el que aumentan más los incentivos, frente a los 15.000 que se lograron el año pasado– y horas extra que deben realizar los empleados–al final quedan en 24 anuales–. Los pagos a cuenta son similares a los del plan del año pasado, que ha vuelto a lograr elevar los ingresos antifraude.

Desde 2014 el organismo ha mantenido con inspectores, técnicos y demás empleados para fomentar sus resultados a cambio de un pellizco en el sueldo. El plan se ha aplicado año a año desde entonces ante los espectaculares resultados conseguidos: en dicho ejercicio el Fisco ingresó una cifra récord de lucha contra el fraude de 12.318 millones por 19 millones. Debido a este éxito, en 2015 se duplicó el plus y los ingresos siguieron creciendo hasta los 15.664 millones. En 2017 se incluyó por primera vez una variable vinculada a los ingresos por IVA, para potenciar la lucha contra el fraude en este impuesto. Y ahora han añadido otra de IRPF, en lo que supone un mayor celo sobre las rentas del trabajo y del ahorro.

Incentivos polémicos

Precisamente, la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf) ha criticado esta clase de incentivos asociados a la recaudación tributaria, ya que, entiende, contradicen «los principios de justicia, generalidad, progresividad, equitativa distribución de la carga tributaria y no confiscatoriedad».

«Un sistema de “bonus por alta recaudación” es no sólo perjudicial para los contribuyentes sino también para los propios inspectores», asevera el organismo que subraya la elevada litigiosidad de Hacienda y los contribuyentes. «Mucho del llamado “fraude descubierto” por la Agencia Tributaria es posteriormente corregido por los tribunales, pero nos tememos que esa corrección no genera una devolución de su sueldo por parte del inspector liquidador», sentencia la Aedaf.

Fuente: ABC Economia

SORPRESAS TE DA LA VIDA ¡¡¡

Sorpresas te da la vida ¡¡¡¡ Las notificaciones y reclamaciones tributarias que remite Hacienda a los contribuyentes pueden quedar sin efectos si la administración rompe el hábito adquirido de avisar al interesado mediante el envío de un correo electrónico de alerta. Así lo acaba de dictaminar el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña en un fallo que promete dar un margen de actuación adicional a miles de contribuyentes a los que la Agencia Tributaria les haya impuesto cargas sin notificarlo debidamente. Todo ello, después de que tanto a los asesores fiscales como a los contribuyentes se les dijese hasta la saciedad desde la administración que no estaban vinculados.

Leer más

Las reclamaciones de deuda de Hacienda pueden quedar sin efecto si no avisa por e-mail

Un tribunal admite recurrir fuera de plazo un aviso que no fue alertado por correo electrónico

Las notificaciones y reclamaciones tributarias que remite Hacienda a los contribuyentes pueden quedar sin efectos si la administración rompe el hábito adquirido de avisar al interesado mediante el envío de un correo electrónico de alerta. Así lo acaba de dictaminar el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña en un fallo que promete dar un margen de actuación adicional a miles de contribuyentes a los que la Agencia Tributaria les haya impuesto cargas sin notificarlo debidamente.

El fallo judicial versa sobre un buzón virtual oficial del que Hacienda se sirve a menudo para remitir a los contribuyentes sus notificaciones. Se trata de la llamada Dirección Electrónica Habilitada (DEH), que es de obligado uso para determinados colectivos, fundamentalmente empresas. Una vez depositadas en el DEH, estas comunicaciones se tienen por notificadas al contribuyente en el plazo de 10 días, aunque este no haya accedido en ese tiempo al buzón virtual.

Para dar garantías adicionales, la administración permite a los interesados inscribir también un correo electrónico al que se remite un aviso cuando haya nuevas notificaciones en el DEH. Hacienda venía defendiendo que no está obligada a realizar esta comunicación adicional por lo que si el sistema falla y el aviso no se envía al correo del contribuyente, la notificación se daba por válida pasados los citados 10 días, limitando, por ejemplo, el plazo efectivo para recurrir.

Recientemente además, el Tribunal Constitucionalha declarado, con relación a las notificaciones remitidas por Lexnet, que la falta de remisión del correo electrónico no vulnera el derecho a la tutela judicial efectiva. Y ahí es donde entra en juego la reciente sentencia del alto tribunal de Cataluña

La sentencia afecta a una empresa constructora a la que Hacienda remitió una reclamación económico–administrativa a través del DEH en mayo de 2015 exigiéndole un pago correspondiente a la liquidación del impuesto de Sociedades del ejercicio 2011, pero sin avisarle por mail como solía.

El tribunal ha dictaminado que aunque Hacienda no tenga la obligación de remitir un correo electrónico al contribuyente advirtiéndole de que hay una notificación tributaria pendiente de revisión en el DEH, el hecho de que haya venido enviándolo con regularidad en ocasiones anteriores sí le compromete a seguir haciéndolo en virtud del “principio de confianza legítima”, que también defiende el Constitucional.

“Esa confianza legítima motivó que el obligado no entrara en su buzón electrónico, a la vista de que no había recibido un aviso en su dirección de correo, como siempre había ocurrido hasta ese momento. Es decir, era una actitud esperable en el obligado tributario, sin que pueda tildarse de negligente la falta de acceso a su buzón”, explica el abogado José María Salcedo, socio del bufete Ático Jurídico.

Como consecuencia del fallo, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña permite a la empresa presentar un recurso, sobre 28.231 euros de la deuda reclamada, que el Tribunal Económico Administrativo Regional de Cataluña (TEARC) se había negado a admitir alegando que estaba ya fuera de plazo para hacerlo.

Fuente: CincoDías


No olviden seguir usando sus vales guardería, la DGT confirma su compatibilidad con la nueva deducción por gastos de guardería

Mucho se ha escrito durante las últimas semanas acerca de la nueva deducción por gastos de guardería. Este nuevo beneficio, aprobado por la Ley de Presupuestos de 2018, permite a las madres trabajadoras que tengan gastos por guardería incrementar hasta un máximo de 1.000 euros la ya existente deducción por maternidad.

Aunque se trata de una medida aparentemente sencilla, la realidad es que esta deducción ha suscitado abundante debate y controversia. Y, especialmente, ante la llegada del plazo de presentación del nuevo modelo 233 que impone a las guarderías (no a los padres) la obligación de informar del importe de gasto por guardería satisfecho en el ejercicio 2018.

Entre los temas que han suscitado más polémica a este respecto se encuentra el de la compatibilidad de esta nueva deducción con la utilización de los vales guardería. Y ello, porque la redacción de la nueva deducción establece que los gastos satisfechos en guardería no podrán tener la consideración de rendimientos del trabajo exentos, consideración que, con carácter general, merecen los vales de guardería.

Ante tanto revuelo, y puesto que era necesario determinar en qué medida la deducción era compatible o no con la utilización de vales guardería, la DGT ha emitido una consulta vinculante en la que se establece un régimen de compatibilidad casi total. Y decimos casi porque, evidentemente, lo que en ningún caso puede admitirse es que el importe de gasto de guardería que se beneficia de la deducción quede asimismo exento.

¿En qué consiste por tanto este régimen de compatibilidad confirmado por la DGT?

Por un lado, en que se permita seguir aplicando la exención de los vales guardería por el importe que exceda de la deducción. De esta forma, si, por ejemplo, el importe de la deducción asciende a 1.000 euros y el importe anual de guardería es de 2.500 euros anuales, la cantidad de 1.500 euros podrá seguir beneficiándose de la exención por pago mediante vales guardería.

Por otro lado, la DGT ha confirmado que no es necesario para poder beneficiarse de la deducción que se sustituya el pago del gasto de guardería mediante vales guardería por un pago dinerario. Si el importe de los vales guardería equivalente a la deducción es considerado como una retribución dineraria ordinaria no exenta sujeta a retención, podrán simultanearse ambas medidas (deducción y utilización de los vales guardería) no solo por el exceso de la deducción, sino por el total del gasto. De este modo, si la deducción asciende a 1.000 euros y el importe anual de guardería es de 2.500 euros anuales, podrá seguir realizándose el pago mediante vales guardería por el total de 2.500 euros, siempre y cuando los 1.000 euros que coinciden con el importe de la deducción se consideren no como una retribución en especie, sino como una mediación en el pago (sujeta y no exenta de tributación).

Si bien este doble tratamiento del vale guardería como mediación en el pago (renta sujeta) y retribución en especie (renta exenta) podría plantear algunas cuestiones de complejidad práctica de cara a los usuarios de estos vales, la Administración ya ha resuelto internamente cómo obtener esta información de los contribuyentes.

Así, a finales de 2018 se aprobó una modificación del modelo 190 (resumen anual de retenciones de IRPF) que, entre otras cuestiones, añadía una nueva clave de identificación en el caso de entrega a los trabajadores de vales guardería exentos del IRPF. Con la información que las guarderías reporten en el modelo 233 y la que las empresas empleadoras consignen en el nuevo modelo 190, la Administración tendrá un control absoluto de qué madres van a poder beneficiarse de la deducción.

Valoramos muy positivamente este pronunciamiento y consideramos que llega justo en el momento en el que tanto madres, como guarderías, empresas y emisores de vales guardería vivían con incertidumbre cómo articular el pago de guarderías para este ejercicio 2019.

Parece, por tanto, que las dudas acerca de la compatibilidad de la nueva deducción por gastos de guardería y vales guardería ha quedado resuelta. Esperemos que este pronunciamiento de la DGT ayude a conseguir que este beneficio para las madres trabajadoras que llevan a sus hijos a la guardería potencie la aplicación de la deducción y, efectivamente, sea un paso más en el avance de la sociedad en un asunto tan relevante como lo es la política familiar.

Fuente: Expansión