Los MSE, el mecanismo con el que el Gobierno quiere sustituir los ERTE

La nueva fórmula que sustituiría a los ERTE actuales en casos de crisis imprevista, se conoce como los MSE (Mecanismos de Sostenibilidad del Empleo).

En momentos de crisis como la vivida con la pandemia, las empresas puedan recurrir a estos MSE y no destruir empleos.

Los nuevos ERTE post covid se llamaran Mecanismo de Sostenibilidad de Empleo - Los MSE, el mecanismo con el que el Gobierno quiere sustituir los ERTE

Leer más

El Gobierno aprueba este martes una ley para atraer a las start-ups.

El Ejecutivo llevará este martes al Consejo de Ministros una nueva ley con la que atraer a empresas de nueva creación, las conocidas como start-ups. La nueva norma incluye una sustancial rebaja fiscal para esas empresas que pagarán un Impuesto de Sociedades reducido al 15%, frente al 25% actual, durante sus primeros cuatro años de vida, siempre que sigan conservando las condiciones de nueva creación.

El Gobierno aprueba este martes una ley para atraer a las start ups.blog  - El Gobierno aprueba este martes una ley para atraer a las start-ups.

 

Además, entre las medidas fiscales con las que atraer a los emprendedores internacionales, se aprobará también una rebaja en el IRPF a los no residentes.

De igual modo, entre esos incentivos fiscales la nueva regulación incluye un aumento de la deducción fiscal de la que gozan ese tipo de empresas del 30% al 40%, lo que en términos prácticos implica una cuantía máxima de 100.000 euros frente a los 60.000 actuales.

Ese conjunto de normas fiscales pretende atraer a las empresas en sí. Pero el Ejecutivo tiene intención también de favorecer la llegada de tele-trabajadores con la creación de un visado especial que permita la movilidad de quienes trabajan en ese tipo de compañías.

 

Fuente: Cadena Ser

El plan de Moncloa para autónomos igualará la pensión con el asalariado

La propuesta reforma del sistema de cotización para trabajadores autónomos que recientemente presentó el Gobierno a los agentes sociales tiene ya casi tantos detractores como defensores.

Según los informes recientes de expertos acerca de la medida para hacer que el colectivo empiece a cotizar en función de los ingresos reales tendrá ventajas para el autónomo, que mejorará sustancialmente la pensión en la mayoría de los casos al ajustar su cuota mensual a sus ingresos, pero también a la vez puede ser una fuente de inequidad para el sistema público de jubilaciones. Leer más

Moncloa premiará con exenciones a los autónomos que reabran en verano

El Gobierno ya ha puesto sobre la mesa su propuesta para extender hasta el próximo 31 de septiembre el esquema de ayudas para autónomos aprobado hace un año para hacer frente a los efectos de la pandemia. En esta prórroga, Moncloa parece querer abonar el terreno de la reactivación, incentivando que los trabajadores por cuenta propia que estén en condiciones de relanzar sus negocios lo hagan ya sin el soporte de la Administración. Concretamente, en la propuesta remitida a las asociaciones representantes de los trabajadores autónomos, por un lado se premia e incentiva la vuelta a la actividad en los meses de verano con exenciones de cuota que llegarían al 90% en los próximos meses, si bien se endurecen ciertos supuestos de acceso al cese extraordinario de actividad, tal y como ha denunciado el colectivo.

Moncloa premiara con exenciones a los autonomos que reabran en verano - Moncloa premiará con exenciones a los autónomos que reabran en verano

Habrá una exención del 90% de las cotizaciones correspondientes al mes de junio, del 75% de las que corresponden a julio, del 50% de las que corresponden a agosto y del 25% de las de septiembre. Una medida que se recoge la exención en la cotización a favor de los trabajadores autónomos que hayan percibido alguna modalidad de prestación por cese de actividad. Es decir, que aquellos que han venido recibiendo ayudas y relancen su negocio en los próximos meses tendrán una pequeña ayuda a modo de exención.

Para que sean aplicables estos beneficios en la cotización los trabajadores autónomos deberán mantener el alta hasta el 30 de septiembre de 2021. Según el borrador, la base de cotización a efectos de la determinación de la exención será la que resulte de aplicación en cada uno de los meses en los que se apliquen las exenciones. Además, la percepción de la prestación por cese de actividad en cualquiera de sus modalidades será incompatible con la exención en la cotización. Por lo que se trata de un paraguas para aquellos trabajadores por cuenta propia que venían percibiendo ayuda y que relanzan la actividad ya sin el plus de la prestación extraordinaria por cese de actividad.

Compatibilización

Según la última propuesta remitida a las organizaciones de autónomos, la prestación por cese de actividad compatible con el trabajo por cuenta propia estará disponible, a partir del 1 de junio de 2021, para los autónomos que a 31 de mayo vinieran percibiendo dicha prestación y no hayan agotado los periodos de prestación previstos. Y podrán continuar percibiéndola hasta el 30 de septiembre, «siempre que, durante el segundo y tercer trimestre de este año, cumplan con los requisitos». Para el cálculo de la reducción de ingresos, se tendrá en cuenta el periodo en alta en el segundo semestre de 2019.

Además, el acceso a la prestación exigirá acreditar en el segundo y tercer trimestre de 2021 una reducción de más del 50% de los rendimientos registrados en el segundo y tercer trimestre de 2019, así como no haber obtenido unos rendimientos netos superiores a 6.650 euros en 2021. Los autónomos que a 31 de mayo vinieran percibiendo la prestación «solo podrán causar derecho a esta si no hubieran consumido en aquella fecha la totalidad del periodo previsto en la Ley General de la Seguridad Social».

Los rendimientos netos computables fiscalmente procedentes del trabajo por cuenta propia y los ingresos procedentes del trabajo por cuenta ajena no podrá superar 2,2 veces el SMI. En la determinación de este cómputo, los ingresos procedentes del trabajo por cuenta ajena no superarán 1,25 veces el importe del SMI. Además, la cuantía de la prestación será del 50% de la base de cotización mínima.

Además, se recoge una prestación extraordinaria por cese de actividad para los autónomos que ejercen la actividad y a 31 de mayo de 2021 percibieran la prestación extraordinaria por cese de actividad y no puedan causar derecho a la prestación ordinaria de cese de actividad anterior. Deberá estar dado de alta y al corriente de pago de las cotizaciones, no tenga unos rendimientos netos en el segundo y tercer trimestre de 2021 superiores a 4.275 euros y acredite en el segundo y tercer trimestre de este año unos ingresos inferiores al 75% de los habidos en los mismos trimestres de 2019. La cuantía será del 50% de la base mínima.

Cierre por restricciones

Sobre la prestación extraordinaria por cese de actividad para los autónomos afectados por la suspensión temporal de la actividad como consecuencia de la aprobación de medidas para contener el Covid, el documento dice que, a partir del 1 de junio, los autónomos que se vean obligados a suspender su actividad o mantengan por los mismos motivos la suspensión de su actividad iniciada con anterioridad a la fecha indicada, tendrán derecho a una prestación económica.

La cuantía será del 70% de la base mínima de cotización y la prestación será incompatible con la percepción de una retribución por el desarrollo de un trabajo por cuenta ajena, salvo que los ingresos del trabajo por cuenta ajena sean inferiores a 1,25 veces el SMI. También se recoge una exención del 90% de las cotizaciones correspondientes al mes de junio, del 75% de las que corresponden a julio, del 50% de las que corresponden a agosto y del 25% de las de septiembre.

Autónomo de temporada

El texto también incluye la prestación extraordinaria de cese de actividad para los autónomos de temporada. Para acceder a ella, se deberá acreditar que se ha estado dado de alta durante un mínimo de cuatro meses y un máximo de seis meses a lo largo de los años 2018 y 2019. Se considerará que el autónomo ha desarrollado un único trabajo en 2018 y 2019 siempre que el alta no supere los 120 días a lo largo de estos años. La cuantía de la prestación será el equivalente al 50% de la base mínima (en la anterior propuesta la cuantía era del 70%).

Fuente: El Economista

Los autónomos con rentas altas pagarán al Estado un 50% de sus ingresos

Sumando lo que tienen que aportar los autónomos en IRPF y cotizaciones hay autónomos que superarán el 50% de sus ingresos.

La reforma del sistema de cotización de los trabajadores autónomos que avanzó el Gobierno la pasada semana no ha dejado buen sabor entre las asociaciones representantes del colectivo, que rechazan la propuesta por no haber sido consultados en su elaboración. En este sentido, los autónomos denuncian que la medida es «confiscatoria» ya que para los tramos de rendimientos más elevados la suma de la cuota más el pago de IRPF supone que el autónomo destine un 50% de sus ingresos a saldar sus obligaciones tributaria.

Los autonomos con rentas altas pagaran al Estado un 50 de sus ingresos - Los autónomos con rentas altas pagarán al Estado un 50% de sus ingresos

Concretamente, esta es la situación en la que se encontraría aquellos trabajadores por cuenta propia con rendimientos por encima de los 47.000 euros anuales. Aquí, el Ejecutivo establece tres tramos. En el primero de ellos entre 47.000 euros anuales y 48.841 euros anuales, la cuota anual a pagar a la Seguridad Social ascendería a los 11.220 euros y la retención por IRPF (24,24%) sería de 11.391,2 euros al año, de modo que los ingresos que restaría saldada la contribución sería de 24.388,8 euros, lo que supone una tributación del 48,1% del total de ingresos. Para el tramo inmediatamente posterior, entre 48.841 euros y 49.000 euros anuales de rendimiento, la cotización ascendería a 12.900 euros anuales, y la retención de IRPF a 12.077,9 euros, por lo que dispondría tras pagar el 51,2% del rendimiento obtenido, la cuantía de 23.863,1 euros.

180521 autonomos - Los autónomos con rentas altas pagarán al Estado un 50% de sus ingresos

De hecho, tal y como denuncia el presidente de ATA, asociación representante del colectivo, Lorenzo Amor, se puede dar la situación (en función de los porcentajes previstos por el Ejecutivo) que un autónomo con mayores rendimientos que los ejemplos expuestos llegue a quedarse con menos dinero tras saldar las contribuciones, que quienes se encuentren en esos tramos anteriormente expuestos. Así, para el últimos tramo de los 13 planteados, los que cuentas con rendimientos de más de 48.000 euros anuales, se propone una cuota que llegaría a los 14.640 euros anuales, mientras que el pago del IRPF sería de otros 12.137,2 euros, restando en las arcas del trabajador por cuenta propia 22,222,8 euros, cantidad menor que el resultado final de los tramos anteriores, tras el pago de impuestos que asciende en este caso al 55% del total de los rendimientos.

«Lo que queda en «casa del autónomo» con la propuesta del Gobierno de «actualizar cotizaciones a rendimientos» es «trabajar en muchos casos para el Estado y no para nosotros», apunta el presidente de ATA. «Sumando lo que tienen que aportar los autónomos en IRPF y cotizaciones hay autónomos que superarán el 50%», señala Amor.

Alineación con el régimen general

Más allá, si bien es cierto que la mayor parte del impacto económico de la reforma recae sobre los autónomos de rentas más altas, uno de los puntos más polémicos es el peso que tiene este mix de contribuciones sobre las rentas más bajas. De hecho, el primer tramo de ingresos, entre cero y 3.000 euros anuales, asume una cuota de 1.080 euros al año, lo que supondrá -pese a estar exento de tributar por IRPF- una carga impositiva en forma de cuota del 36% de los rendimientos anuales. Un cifra que si tenemos nos vamos al segundo tramo, también por debajo del SMI, de hasta 6.000 euros, el volumen de aportaciones se sitúa en el 24% mientras que en el siguiente de 12.600 euros, el volumen de pagos asciende al 28,1%.

Cabe recordar en este punto que la medida avanzada por el Ejecutivo, y que cuenta con un periodo transitorio de nueve años, tiene su respaldo en las recomendaciones del Pacto de Toledo de integración de regímenes, y que prevé una cotización más ajustada a sus ingresos reales para el autónomo. En este sentido, si se obtiene la media de las cuotas y retenciones de IRPF de los 13 tramos expuestos, la cifra resultante es que los trabajadores por cuenta propia destinarán a saldar su contribuciones un 38,7% de sus rendimientos de media, cifra similar a las cotizaciones que realizan los trabajadores asalariados del régimen general si se tiene en cuenta la aportación tanto del empleador como del empresario, además de las retenciones.

En este sentido, cabe recordar que actualmente la cuota mínima que abona un autónomo (sin tener en cuenta tarifa plana) es de 286,15 euros al mes, correspondiente a una base de cotización de 944 euros al mes (para 2020 se estableció el tipo 30,3% en el Decreto Ley 28/18 pero no se ha actualizado aún al 30,6% para 2021 en virtud del RD Ley 2/21 que ha dejado en suspenso esta actualización durante este año a expensas de la evolución de la economía y la recuperación de los sectores más afectados por la crisis). Además, dependiendo de la edad que se tenga se podrá elegir unas bases mínimas y máximas, determinándose para cada año en los Presupuestos Generales del Estado. En primer lugar se elige la base de cotización, y a ella se le aplican los porcentajes de cada opción de cobertura que hayamos elegido. La cuota desde el 1 de enero de 2019 incluye la totalidad de las contingencias que hasta el momento tenían carácter voluntario, como la protección por cese de actividad y las contingencias profesionales.

Fuente: El Economista