LEY DEL TELETRABAJO. TODAS LAS CLAVES EN DETALLE.

El Gobierno ha aprobado este miércoles el Real Decreto Ley 28/2020 por el que se regula, entre otras materias los derechos, condiciones y obligaciones del trabajo a distancia (que se denomina «teletrabajo»), dándole especial relevancia a su regulación por negociación colectiva o acuerdo entre la empresa y sus representantes y que permitirá a los trabajadores acogerse al teletrabajo, cuando implique medios telemáticos, informáticos o de telecomunicaciones.

Asimismo, hasta el 31 de enero queda prorrogado el plan MECUIDA. (trata de promover la conciliación de la vida laboral y familiar de las personas con hijos u otras cargas familiares)

El acuerdo escrito entre trabajador y empresario será el elemento clave, que determinará la duración de la jornada laboral y contralará hasta de qué manera se estará realizado dicho trabajo pasando por el cálculo de los gastos en los que incurrirá el trabajador y que deberá resarcir la empresa (obligatoriamente). La decisión de teletrabajar será voluntaria y totalmente reversible y no podrá imponerse en ningún caso.

Los aspectos claves de dicho Real Decreto son los siguientes:

Teletrabajo: Jornada Laboral

Para que se considere teletrabajo, el trabajador debe trabajar, al menos, el 30% de su jornada a distancia. En todo caso, la ley indica una serie de Disposiciones Transitorias que empresa y trabajadores podrán especificar en

acuerdos o convenios colectivos como que puestos pueden hacerse en teletrabajo o duración máxima, etc…

Preferencia

Aquellos trabajadores que desde un inicio han comenzado trabajando en la modalidad de Teletrabajo, tendrán preferencia o “prioridad” a la hora de optar por un puesto vacante de tipo presencial. La empresa por todo ello tiene la obligación de informar a los trabajadores de las vacantes que se produzcan.

Derechos de los trabajadores a distancia

Todos los trabajadores que estén en Teletrabajo tendrán garantizados los mismos derechos que los que trabajan presencialmente, salvo los inherentes a la prestación laboral presencial. En materia de Igualdad, de conciliación, promoción profesional, etc. tendrán los mismos derechos que los trabajadores que estén presencialmente.

Asimismo, dichos trabajadores no podrán sufrir ningún perjuicio ni en modificación de las condiciones pactadas ni en retribución ni en tiempo de trabajo.

Se permite una flexibilización en los horarios de trabajo en la prestación del servicio respectando los tiempos y lo acordado en la negociación colectiva. En este sentido, el sistema de registro horario deberá reflejar fielmente el tiempo de dedicación a la actividad laboral y entre otros, el inicio y el final de la jornada laboral. El empresario deberá garantizar la desconexión digital durante los descansos y fuera de la jornada.

Obligaciones de los trabajadores a distancia

Evidentemente, este tema es de vital importancia y exige cumplir a dichos trabajadores con todas las normativas en protección de datos, seguridad de la información, condiciones e instrucciones de uso y conservación establecidas en relación a los equipos informáticos y aceptar medidas de vigilancia y control para verificar el correcto cumplimiento de todas las obligaciones.

Despidos

En este Real Decreto se ha querido dejar bien claro que quedan prohibidos los despidos y los prejuicios por causas objetivas por no adaptarse a las condiciones del trabajo a distancia y el empleo de medios tecnológicos que supone dicho trabajo. Este tema entendemos que va a dar mucho que hablar y que se llevara mucho a tribunales.

Gastos por Teletrabajar

Mediante un acuerdo suscrito entre empleado y empresa, debe establecerse los gastos que deberá sufragar el empresario (luz, teléfono, internet, otros), así como los medios que se le va a aportar al empleado para poder realizar de forma efectiva su labor profesional. Se incluirá un inventario de medios, equipos y herramientas tecnológicas, así como consumibles, etc.…

Debe hacerse una enumeración de los gastos que pudiera tener el trabajador y la forma de resarcirle, así como el momento de abono de la misma.

Teletrabajo en COVID-19

El Gobierno, a través de la Disposición transitoria tercera. Trabajo a distancia como medida de contención sanitaria derivada de la COVID-19, ha establecido que todas las empresas que aplicaron el Teletrabajo como consecuencia del Covid-19 quedan fuera de las obligaciones establecidas en este Real Decreto.

Por ello, estas relaciones quedarán reguladas por la normativa laboral ordinaria, si bien las empresas estarán obligadas a dotar de medios para realizar dichos trabajos.

Para cualquier duda, por favor contactar con nuestro Departamento Laboral

LOTERIA DE NAVIDAD Y EL LOBO

Como todos lo años por estas fechas, casi todos los periodicos, televisiones e inclusos blogs de economia o tributacion, hacen alguna mencion o detalle sobre la tributacion que tendria usted si por alguna casualidad divina, fuese el agraciado del «Gordo de Navidad». Evidentemente, nosotros no ibamos a ser menos, y para no defraudar a nuestro querido publico, haremos lo que el resto de mortales, aunque intentando que, dichos comentarios, no les resten empeño en comprar loteria de navidad simplemente por tener que dejar un poquito de dicho premio en las arcas publicas del Estado, todo sea dicho, bastante necesitado. Leer más

COCTEL MOLOTOV, O COMO PONERSE A LOS PIES DE LOS CABALLOS

Contratos temporales, falseo del cuadrante del registro horario, amenazas de despido; en definitiva, un cumulo de barbaridades que han llevado a que un juzgado de lo Social de Ciudad Real en su fallo, obliga a una empresa a compensar con 1.090 euros a una trabajadora o readmitirla, además de abonarle el salario que no disfrutó desde el cese, en este caso el juez estima que pese a tener un contrato temporal que finalizaba en la fecha del cese, la indemnización por despido debe calcularse a tiempo completo, ya que  la empresa obligaba a sus trabajadores a rellenar sus registros horarios en jornada parcial, cuando en realidad trabajaban a tiempo completo. Leer más

El Supremo abre la puerta a una oleada de demandas de autónomos y pymes por el SII

Una sentencia del alto tribunal anula el plazo que se dio para renunciar al nuevo sistema de gestión del IVA

Resultado de imagen de sii

La planificación financiera es vital para la liquidez y supervivencia de las empresas. La agenda de las compañías está fuertemente condicionada por los impuestos a los que tiene que hacer frente. El más presente en su día a día es el IVA, un impuesto que obliga a las entidades a mantener un continuo flujo de activos e información con la Agencia Tributaria. Cualquier modificación en el régimen de aplicación del impuesto obliga a una adaptación, y puede motivar decisiones estratégicas de las entidades. Pues bien, una reciente sentencia del Tribunal Supremo, a la que ha tenido acceso Cinco Días, abre la puerta a una oleada de reclamaciones de miles de autónomos y empresas (sociedades y grupos) por los daños y perjuicios causados por el Estado, que creó unas expectativas que ahora se ven frustradas tras el fallo.

El pasado mes de julio, la Sala de lo Contencioso del alto tribunal dictó una resolución (cuyo texto puede consultar aquí) que declaró nulo de pleno derecho el Real Decreto 529/2017, de 26 de mayo, por el que se introdujo cierto régimen transitorio para 2017 en materia de IVA. La normativa, anulada por defectos formales, vino a posibilitar para determinados contribuyentes, a excepción de las grandes empresas, la renuncia al nuevo modelo de gestión: el llamado Suministro Inmediato de Información del IVA (SII), introducido en diciembre de 2016. El reglamento de 2017 ampliaba el plazo, hasta julio de ese año, para que las sociedades y autónomos pudieran rechazar el SII. Su entrada en vigor había cogido por sorpresa y sin margen de maniobra a muchos contribuyentes. Quedar excluido del nuevo sistema informatizado suponía, por otro lado, renunciar a los regímenes especiales que otorgaban una serie de ventajas a las compañías

La declaración de nulidad del citado real decreto supone que dicho plazo nunca existió y, por tanto, las renuncias formalizadas no han sido válidas. Como consecuencia, estos empresarios han quedado incluidos automáticamente en el SII en los ejercicios 2017, 2018 y 2019, con todo lo que ello comporta.

Resultado de imagen de sii

Como explica Miguel Caamaño, letrado del asunto y abogado en Caamaño, Concheiro & Seoane (CCS Abogados), muchos empresarios, autónomos, sociedades y grupos de empresas, se vieron obligados a renunciar a sus regímenes especiales (que les ofrecían opciones para generar o bien un importante ahorro fiscal o la disponibilidad de recursos financiaros) ante la inminente entrada en vigor del nuevo sistema, que implicaba unos cambios organizativos y técnicos para los que no estaban preparadas. Ente otras modificaciones, señala el abogado, las empresas debían tener sobre alimentados sus servidores para suministrar información continua a través de la sede electrónica de la AEAT.

A título de ejemplo, apunta Caamaño, muchos empresarios causaron baja por efecto del Real Decreto 529/2017 en el Régimen de Devolución mensual (REDEME) y otros quedaron excluidos nada menos que del régimen especial del grupo de entidades del IVA.

Uno de los efectos más importantes de la sentencia del Tribunal Supremo, subraya Caamaño, es la posibilidad de que autónomos, sociedades y grupos de empresas reclamen los daños y perjuicios colaterales sufridos. La mayor trascendencia de la sentencia, explica el letrado, estriba en la responsabilidad patrimonial del Estado, “que deberá de hacer frente, previa demanda, a una importante cantidad para indemnizar a miles de contribuyentes españoles (autónomos, sociedades mercantiles y grupos)”. Son pérdidas cuantificables y demostrables, opina el experto fiscalista, por la renuncia a unos regímenes sobre la base de una norma estatal que ha sido declarada nula de pleno derecho. Pérdida de oportunidades, problemas de liquidez y otras decisiones han afectado a la caja de estos contribuyentes, que ahora pueden unirse en plataformas de afectados para reclamar al Estado

Fuente: CincoDías.

Aclaración oficial: ¿es el coworking un gasto deducible?

El uso de espacios de trabajo compartidos se han convertido en una opción muy utilizada por pymes y autónomos. ¿Son deducibles?

Los espacios de coworking se han convertido en una opción recurrente para que pymes y autónomos desempeñen su actividad. Es un gasto aparentemente relacionado con la actividad por lo que, en principio, cabe pensar que sería deducible. Hemos querido confirmarlo, acudiendo a alguna de las dudas planteadas a Hacienda mediante la Dirección General de Tributos, encontrando respuesta oficial al tema. Aunque en principio sí se puede considerar como tal, es necesario establecer ciertos puntos clave para no cometer errores fiscales.

Espacio De Oficina, Oficina, Soleado, Coworking

¿Computa el coworking como gasto?

Para dar respuesta a la cuestión encontramos la Resolución Vinculante V0656-19 de la D.G.T. En ella, se explica que para determinar el rendimiento neto de las actividades económicas debe tomarse como referencia las normas del impuesto sobre sociedades. En este caso, al tratase de una actividad en estimación directa, la deducibilidad de los gastos se condiciona por el principio de correlación con los ingresos.

De tal forma que si se acredita que se han ocasionado en el ejercicio de la actividad sí serían deducibles estos gastos, mientras que cuando no exista esta vinculación o no esté debidamente probada y justificada, no podrán someterse a una deducción fiscal.

En el caso de esta consulta, que es el alquiler de un espacio de coworking, sí sería deducible este gasto, puesto que justificó correctamente que se utilizó para desarrollar su actividad económica.

No obstante, este organismo también recuerda que sin perjuicio de lo anterior, la deducibilidad de un gasto está condicionado a su justificación mediante la factura normal o simplificada. También será necesario contabilizarlo en el libro-registro que obligatoriamente debe tener al día esta profesional. Es importante destacar que este caso concreto se refiere a una contribuyente en estimación directa, determinando la resolución dada por la DGT como vinculante y a tener en cuenta en próximos casos y circunstancias que se den con estas mismas bases.

Fuente: Diario Cinco días.