Esta semana arranca la prórroga de los Ertes pensando en alargarlo hasta diciembre

Este jueves 6 de mayo empresarios y sindicatos están convocados por el Ministerio de Trabajo para iniciar la negociación de la prórroga de los Ertes que finalizan el 30 de mayo. Aunque todavía hay muchas incertidumbres sobre qué modelo va a presentar el Gobierno, desde los agentes sociales dan por hecho que en esta ocasión la prórroga no se limitará a cuatro meses, como en las dos últimas prórrogas, sino que cubrirá lo que queda de año.

Esta semana arranca la prorroga de los Ertes pensando en alargarlo hasta diciembre - Esta semana arranca la prórroga de los Ertes pensando en alargarlo hasta diciembre

Mayores dudas se generan entre los agentes sociales sobre el modelo que les va a proponer el Gobierno. Fuentes de los negociadores consultadas por eE tienen disparidad de opiniones sobre la normativa de los Ertes para el resto del año. En lo que sí coinciden es en que, de momento, no les ha llegado ninguna información, ni oficial ni oficiosa, por parte del Gobierno al respecto.

La incertidumbre, a un mes de que finalice el actual amparo legal para los trabajadores y empresas en Erte (743.000 personas a finales de marzo), la ha generado el propio Gobierno, pues se han lanzado mensajes contradictorios entre distintos ministros. Así, la duda estriba en si el modelo se mantendrá básicamente como el actual o habrá grandes cambios.

Los propios negociadores difieren, pues una parte cree que el Gobierno propondrá continuar con el actual modelo, tesis que defiende el Ministerio de Trabajo, según ha defendido públicamente su titular, la vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz, y otra parte de los negociadores entiende que no se mantendrá el modelo como está en estos momentos. Y lo creen al entender que supone un gran coste derivado de las abultadas y generalizadas exoneraciones que disfrutan más del 75% de los trabajadores actualmente en Erte.

Tanto la vicepresidente segunda, Nadia Calviño, como el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, responsable de abonar las exoneraciones, han defendido un cambio del modelo actual. Su intención es incentivar a las empresas a que vayan reincorporando a sus trabajadores en Erte a la actividad, quizá en detrimento de aquellos empleados que todavía siguen en Erte. Los agentes sociales siempre han defendido la prioridad de primar a aquellas empresas con dificultades de reactivar la actividad, pero ahora las posiciones son más flexibles.

 

Fuente:El Economista