No todos somos iguales en Sucesiones

Canarias bonificará hasta un 99,9% el Impuesto de Sucesiones y Donaciones para familiares en primer y segundo grado desde este año para paliar el creciente fenómeno de la renuncia a las herencias que ha causado su elevado coste tributario. De forma similar procederán también Galicia y Castilla y León, por los mismos motivos. Estas medidas contrastan con la subida de este impuesto que han realizado en 2016 comunidades autónomas gobernadas por el PSOE y sustentadas por Podemos, como es el caso de Aragón, Baleares o Castilla-La Mancha.

sucesiones-650

El BOE publicó ayer la Ley de Presupuestos de las Islas para 2016, que incluye la medida. La exposición de motivos de la norma explica que “en los últimos años, han sido muchas las renuncias a las herencias por no poder hacer frente al pago de dicho impuesto y a las deudas, en un contexto económico desfavorable para muchas familias”.

Según los datos del Observatorio notarial de la realidad socioeconómica de los españoles, que ha elaborado el Consejo General del Notariado, el número de renuncias para recibir una herencia de un fallecido se ha multiplicado por tres durante la crisis. En concreto, si en 2007 se produjo el rechazo en 11.047 actos, en 2014 la cifra fue de 34.332 (un 211% de aumento). Esto significa que al principio de la crisis se producía la renuncia de poco más del 3% del total de herencias (323.411), y ahora la cifra se aproxima al 10% del total de 359.751 actuaciones notariales en este sentido.

A ello han contribuido, explicó el Notariado, los altos impuestos que deben satisfacer a las comunidades autónomas y a los ayuntamientos (plusvalías). En algunas autonomías no se paga nada por el Impuesto de Sucesiones, como Madrid, ya que tiene una exención del 99% para la primera línea de sucesión de padres a hijos. Además de Madrid, con los últimos cambios en sus Presupuestos de 2016, sólo bonifican casi en su totalidad el impuesto La Rioja, Navarra y País Vasco.

En el caso de Canarias, hasta 2015, un soltero de 30 años que heredara bienes de su padre por valor de 800.000 euros, de los que 200.000 euros correspondieran a la vivienda del fallecido, tendría una cuota a pagar de 134.619 euros.

En Canarias, las renuncias a las herencias han pasado de ser del 3,1% en 2007 al 10,2% en 2014.

Por su parte, Galicia elevará el mínimo exento de tributación a 400.000 euros, por lo que el 99% de los gallegos no tendrán que pagar este impuesto en el momento en que hereden como hijos, padres, abuelos, nietos o cónyuges, y el 1% restante pagará menos. Galicia se sitúa también entre las comunidades con la tributación más baja en este impuesto.

Desde la Xunta han trasladado que el objetivo es mantener íntegro el patrimonio familiar y la capacidad económica de la familia, que pasa a perder en muchas ocasiones la renta que aportaba la persona fallecida.

En Galicia, un soltero de 30 años que heredara hasta 2015 bienes de su padre por valor de 800.000 euros, de los que 200.000 euros correspondieran a la vivienda del fallecido, tendría una cuota a pagar de 55.180 euros. La comunidad ha pasado de un 2,5% de renuncias a herencias en 2007 al 7,3% en 2014.

En Castilla y León heredar de un progenitor, de la pareja o de un hijo será más barato, ya que aumenta el mínimo exento de tributación al que se aplica una deducción del 99% de los 175.000 euros actuales a los 200.000.

En Castilla y León, el ejemplo antes citado para un soltero que heredara 800.000 euros suponía una cuota a pagar de 11.480 euros. La renuncia a herencias en la región ha crecido del 3,5% en 2007 al 8,8% en 2014.

Fuente: Expansion