El Gobierno sube el impuesto de sociedades, de patrimonio y el IRPF para grandes fortunas

El presidente y el vicepresidente del Gobierno muestran el proyecto de ley, con un gasto récord de 196.097 millones de euros

El Gobierno sube el impuesto de sociedades, de patrimonio y el IRPF para rentas altas

Los socios de Gobierno consiguieron salvar los escollos que les separaban y lograr un acuerdo para cerrar unos Presupuestos Generales del Estado del 2021. El documento, cuyas líneas generales presentaron el presidente y el vicepresidente este martes, recoge una subida el IRPF para las rentas altas, tanto del trabajo como del capital, y el impuesto de patrimonio para las grandes fortunas.

Las cuentas también reducirán las desgravaciones de los planes de pensiones privados, limitarán las exenciones del impuesto de sociedades para los dividendos y plusvalías de las filiales de las grandes empresas y establecerán una tributación mínima para las socimis, ha detallado Iglesias en el acto.

Asegura Iglesias que el objetivo es aumentar la «justicia fiscal», un horizonte que pasa por elevar el IRPF en tres puntos para las rentas del capital a partir de 200.000 euros y en dos puntos para las rentas del trabajo a partir de 300.000 euros, al tiempo que reducirá las desgravaciones para los planes de pensiones privados. Eso sí, sobre esta última cuestión, el vicepresidente no ha querido detallar las cifras.

Por su parte, el impuesto de patrimonio subirá un punto para las fortunas de más de 10 millones de euros.

Los grandes grupos empresariales verán limitadas las exenciones de dividendos y plusvalías de sus filiales en el exterior y las sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria (socimis) tendrán una tributación mínima del 15 %.

En materia de gasto, los Presupuestos prevén el refuerzo de la atención a la dependencia, con un aumento de dotación del 46 %, 600 millones de euros, con los que se pretenden reducir las listas de espera y mejorar las prestaciones. Además, se dedicarán 700 millones de fondos europeos a mejorar la atención a personas mayores, con el objetivo de transitar de un modelo de residencias a otro de atención domiciliaria.

Las cuentas emplearán 200 millones para impulsar la educación de cero a tres años y 200 millones para la contratación pública de cuidadores profesionales. Las políticas activas de empleo se verán incrementadas en 200 millones y el indicador público de renta de efectos múltiples (Iprem), al que están referenciado ayudas, prestaciones y becas, subirá un 5 %.

Aumentará además en 250 millones la dotación para becas universitarias.

Fuente: La voz de Galicia