Italia, ¿nuevo paraíso para los superricos? La tarifa plana fiscal atrae a grandes fortunas

El año pasado, el Gobierno de Matteo Renzi desató ríos de tinta al anunciar una nueva ley que permitiría pagar una tarifa plana de 100.000 dólares en impuestos a aquellos superricos que moviesen su residencia fiscal a Italia. La medida estaba pensada para atraer grandes fortunas que ayudasen a sanear las maltrechas arcas italianas, especialmente aquellas que se disponían a salir del Reino Unido a consecuencia del Brexit.

La iniciativa parece estar funcionando: según el jefe de la oficina del ministro de Economía y Finanzas, Fabrizio Pagani, unos 150 multimillonariosse han interesado por poner en práctica esta medida. “Tenemos personas del Reino Unido, Suiza, Rusia y de los EEUU”, ha indicado en una entrevista en Londres. “Pero también tenemos noruegos y algunos holandeses. Algunas de esas personas son coleccionistas de arte. Estamos hablando de gente muy, muy rica“, ha asegurado.

Los ‘superricos’ también emigran

La regulación, aprobada en marzo de 2017, aplica ese impuesto de 100.000 dólares anuales sobre los ingresos de ese contribuyente en todo el mundo, aunque no en Italia: las actividades económicas generadas por esa persona en el propio país están sujetas a la misma tasación que el resto de individuos. Para que esta cantidad le salga rentable, el individuo debe ser propietario de una riqueza por valor de al menos 15 millones de euros, según cálculos de Stephen Loconte, de la consultora británica Loconte & Partners.

La medida está pensada sobre todo para atraer capitales extranjeros, y no para italianos que hubiesen movido su residencia fiscal a otras latitudes para pagar menos impuestos. Por este motivo, aquellos compatriotas que deseen regresar al fisco italiano deben demostrar que han permanecido en el extranjero durante al menos nueve de los 10 años anteriores. La promulgación de esta ley no fue fortuita: se anunció poco antes de que Londres se dispusiese a recortar el régimen especial de muchas de sus grandes fortunas, a las que, en caso de haber permanecido en el Reino Unido durante más de 15 años, se permitía abonar una tarifa plana de 65.000 libras esterlinas por sus ingresos en el extranjero.

Otros beneficios

En Italia, los que se acojan a este régimen podrán beneficiarse de otros suplementos, como la exención de impuestos en donaciones y herencias relacionadas con activos y propiedades inmobiliarias en el extranjero o remesas económicas, según explica un documento analítico publicado por la asesoría legal BDO. Además, si el contribuyente quiere añadir también a otros miembros de su familia como residentes fiscales en Italia, debe abonar otros 25.000 dólares adicionales anuales por cada uno de ellos.

Los ricos ocultan su dinero durante sus divorcios

La medida ha generado polémica desde el primer momento: mientras figuras como el diseñador Gianni Versace la defendieron, asegurando que la llegada de riqueza termina por beneficiar a todo el mundo, otros, como el líder del Partido Comunista de Italia, Marco Rizzo, la calificó de “socialismo para los ricos”. “Competir con los ingleses tras el Brexit, intentando a cualquier precio la llegada de ricos, solo sirve para crear un mundo de desigualdades y alimentar el populismo”, afirmó por su parte el exministro de Finanzas progresista Vincenzo Fisco.

Pero Italia no quiere quedarse atrás frente a otros países como Portugal, donde se han aplicado con éxito medidas similares. Pagani ha asegurado que, igual que sucedió en la Administración lusa, el número de solicitantes atraídos por la medida “crecerá exponencialmente”. “150 es una cifra muy buena para el primer año”, ha subrayado

Fuente: Elconfidencial